El portavoz del Partido Popular de Tomelloso, Javier Navarro Muelas, ha recordado que se cumple un año desde las «desafortunadas declaraciones» del presidente regional, Emiliano García-Page, hacia los docentes de Castilla-La Mancha. «Los docentes estábamos conviviendo en centros educativos con cientos de alumnos y sin protección», ha afirmado Navarro.

Fue en este contexto en el que se suspendían las clases y el presidente regional «tuvo el feo gesto de decir que los docentes querían 15 días de vacaciones». Un año después, la formación popular reclama que Page no solo no se ha disculpado o matizado sus palabras, sino que también ha afeado el comportamiento de otros profesionales, como los sanitarios o los alcaldes.



Además, Navarro denuncia que no se han tomado medidas para compensar el difícil desempeño de los docentes en la región. Ni test a toda la comunidad educativa antes de empezar el curso, ni filtros HEPA, ni medidores de CO2, ni permisos para ampliar las infraestructuras. «Los docentes han sido olvidados y su única protección ha sido la mascarilla entregada al principio de curso», asegura, contando solo con la alternativa de abrir las ventanas en las aulas.

Con respecto a la realización de test antes del inicio del curso, el portavoz popular ha recordado que estas pruebas solo se las hicieron al personal fijo, dejando a un lado a los interinos, e incluso a algunos de ellos se les realizaba un mes antes de incorporarse a su puesto de trabajo. «La Consejería de Educación estuvo prácticamente sin tomar medidas hasta septiembre», ha añadido.



A pesar de todo, Navarro ha querido reconocer la labor de los docentes durante este año de pandemia, quienes han demostrado su compromiso con las familias. Asimismo, afirma que los centros educativos no se han convertido en focos de contagio gracias precisamente al comportamiento de las familias y los alumnos.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre