El Partido Popular de Tomelloso ha expresado su descontento antes las nuevas medidas de reapertura de negocios, unas nuevas indicaciones que impedirá que muchos hosteleros puedan abrir sus puertas y que otros lo hagan con incertidumbre económica. Entre las nuevas medidas, se incluye la obligatoriedad de usar un cógido QR para rastrear a los clientes que acudan al local, lo que afirman que «criminaliza» al sector y les condena al cierre definitivo.

Así lo ha explicado el portavoz de la formación en Tomelloso, Javier Navarro Muelas, quien afirma haber contactado con representantes de la economía de la localidad, y quienes le han trasladado su enfado y desilusión por las medidas anunciadas durante este jueves.



Además, desde la formación lamentan que las demás agrupaciones políticas no hayan apoyado el plan de reapertura de la hostelería, cultura y deporte del PP, presentado ayer en las Cortes regionales, y que aseguran había sido pactado con los sectores afectados que se han visto obligados a cerrar.

Según ha expuesto Navarro, la propuesta del PP mostraba solidaridad ante los sectores productivos que han debido cerrar injustamente, mostrando su rechazo a las medidas de prohibición de sus actividades. Se refieren, por tanto, a la hostelería, restauración, ocio, cultura, educación física y deportes.

En este plan, también se reprobaba la actitud del Gobierno regional precisamente por mantener estas medidas «haciendo oídos sordos a las demandas», y se defendía la falta de pruebas de que exista una conexión entre el número de contagios por el virus y la apertura de estos negocios.



Asimismo, el PP proponía una regulación de las actividades económicas que se compatibilizaran con la lucha contra el virus, argumentando que los cierres de negocios se han realizado de manera arbitraria. Por ello, instaban al Gobierno regional a establecer un Fondo Económico específico y suficientemente dotado para compensar la pérdida de ingresos de estos establecimientos, así como a no volver a imponer estas prohibiciones o, en caso de necesitar hacerlo, proponer alternativas.

Navarro ha reclamado que del fondo de 65 millones de euros prometidos por la Junta, son pocos los negocios que se han podido acoger, ya que incluían requisitos difíciles de cumplir, como registrar pérdidas del 40% en el último trimestre de 2020, fechas en las que los negocios sí podían abrir sus puertas.

Entre las medidas que recogía el Plan del PP se incluía el análisis de aguas residuales; la realización de test masivos; eliminar la obligatoriedad del código QR; la reapertura de teatros, cines y auditorios; un plan de reactivación turística; ayudas a librerías y al sector audiovisual y de artes escénicas; permitir que discotecas, salas de bailes y fiestas puedan trabajar como servicios de hostelería y restauración; considerar la educación física como actividad esencial; permitir el acceso al público en eventos deportivos con limitación de aforo; y la reapertura de gimnasios en un 50% de aforo en su interior y un 60% en exteriores.



En cuanto al sector de la hostelería, la formación proponía la apertura de terrazas con un máximo de 6 personas, con 4 en interiores, mascarilla obligatoria, servicio de barra al 50% de aforo, cierre de establecimientos 30 minutos antes del toque de queda y servicio de entrega a domicilio hasta las 23:00 o las 00:00 horas.

Sin embargo, y como ya adelantaba la formación, ninguna de estas propuestas saldrá adelante tras el voto negativo del PSOE en las Cortes regionales y la abstención de Ciudadanos.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre