NY ego fui 4

La verticalidad de Nueva York envolvió el abarrotado Auditorio López Torres, desde el principio y brillantemente resuelta. El centro del mundo pasó este viernes de la Gare de Perpiñán (como tantas veces) a la ciudad que nunca duerme, reflejada, poesía y música mediante, en Tomelloso.  El público, conmocionado a veces y sorprendido casi siempre, aplaudió, y mucho, cuando cayó el telón virtual de “la presentación de un proyecto poético-musical”: Nueva York, ego fui. Sonia Ruiz nos envolvió con la voz, sugerente, cálida, brillante y Cristina Rodríguez con la música, precisa, necesaria, única, magnífica… A la vez, o de una en una, sin dejarnos libre ni una micra de sentido.



La caótica entradilla, compuesta con las notas tomadas durante el espectáculo, es reflejo de las sensaciones que recibimos, a borbotones y sin solución de continuidad. Nueva York, ego fui, como todos nuestros lectores deben saber, es un proyecto artístico que une la poesía, el teatro y la música, ideado por Sonia Ruiz Parra y Cristina Rodríguez Chacón.  La megalópolis vista por los poetas españoles del XX y XXI, como así refleja  el título, una locución completamente yanqui  a pesar del latín: “yo estuve allí”.

La velada comienza con un vídeo de Roberto Carretero, aka Gobi. En él nos explica en que consiste el proyecto, con verticalidad, brillantez y brevedad. Esa verticalidad que tanto repetimos quedó patente en el escenario con una escalera de madera, siempre presente.



Las intérpretes fueron engarzando poemas, música y situaciones. Pasaron de la ligereza de las poesías dedicadas a Audrey Herpburn, al horror del Apocalipsis de Dionisio Cañas, presente en el acto, o a la despedida con Hierro. Sin tregua, convincentes, resolviendo las situaciones dramáticas con brillantez.

Sonia Ruiz, a nuestro juicio, estuvo brillante, dándole a cada poema la interpretación precisa, sin excesos. Una actriz como la copa de un pino. Cristina Rodríguez compuso e interpretó la esencia musical de cada poema. Fue capaz de desentrañar la melodía que cada pieza poética llevaba dentro y ofrecérnosla.  La del viernes fue una conjunción que raras veces se da y que el respetable premió con una gran ovación.



Además, pusieron en valor el adagio de Gracián: duró lo justo (“¿Ya?”, decían nuestros vecinos de asiento), algo muy de agradecer en los tiempos que corren.

[images cols=»three» auto_slide=»true» lightbox=»true»]
[image link=»44854″ image=»44854″]
[image link=»44853″ image=»44853″]
[image link=»44852″ image=»44852″]
[image link=»44851″ image=»44851″]
[image link=»44849″ image=»44849″]
[image link=»44848″ image=»44848″]
[image link=»44847″ image=»44847″]
[/images]



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre