MasterChef da una de cal y dos de arena, y cada día estoy mas convencido de que el azar no es una herramienta que se utilice mucho en el programa, porque creo que mantienen a ciertos concursantes por el juego televisivo y mediático que les dan. Por otro lado siempre he sido muy poco partidario de utilizar a los niños en este tipo de concursos, ya que me parecen marionetas que imitan a los adultos, y porque creo que los niños tienen que vivir y actuar como niños, con le inocencia propia de la niñez, porque cada fase de la vida debe cumplir unos objetivos naturales. Una vez dada mi opinión subjetiva intentaré hacer una crónica objetiva sobre el programa de ayer.

La primera prueba consistió en hacer un plato sano, en el que las verduras y elaboración fueran los conceptos más importantes. Aquí María hizo un plato muy bueno, quizá el mejor, pero como era una prueba de parejas fueron la segunda mejor pareja (Alicia y María).

La prueba por equipos fue dirigida por dos niños ex-concursantes de MasterChef Junior, y no me pienso extender más en este tema. No obstante no puedo callarme una reflexión sobre Ofelia, la concursante “friky” gallega, cuya participación en el programa está jugando un papel fundamental en el universo del “reality show”. No es posible que siempre que ella trabaja en la prueba por equipos sea tan patosa, inútil y pasiva, cuando si ella es la capitana se comporta de manera muy distinta; eso sin contar con que siempre se va salvando gracias a otros compañeros, algo que me hace pensar que hay varias “manos negras” dentro del programa, y no soporto su egocentrismo revestido de victimismo, aunque viendo como se van definiendo todos los concursantes, parece una estrategia que le puede funcionar. Pero como mi crónica va sobre María Morales, tengo que decir que en la prueba de equipos nuestra paisana estuvo magnífica, como siempre trabajando concentrada y no entrando en debates. La verdad es que el equipo azul, en el que estaba María, fue un equipo en todos los sentidos, y la mejor noticia es que María por fin no tuvo que ir a la prueba de eliminación.

Esta semana me siento más contento, porque María por fin no ha sentido la presión, y porque sigue sin entrar en los juegos de vanidad y egocentrismo de otros concursantes.

Por cierto; el concursante que salió expulsado fue Alicia, uno de los mejores apoyos de María, que se va quedando sola en ese sentido. Alicia en su despedida dijo que creía firmemente en que la ganadora sería María, y enumeró todas sus virtudes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here