Salones Epilogo

Luis Ramiro en CICATO 5

La sala CICATO estaba llena y en penumbra. Sobre algunas mesas había velas, tremulantes,  que contribuían a propiciar el ambiente. La expectación se notaba y nosotros, claro, rabiábamos porque no conocíamos al tipo, a Luis Ramiro y no podíamos participar de esa comunión.


MANCHATEL – Fibra orange proximamente…

Era la cuarta vez que venía a Tomelloso gracias a los haceres de José Luis Benito, que fue el que nos descubrió al tipo, a Luis Ramiro decimos. Y la primera que íbamos nosotros.

Comienza… y durante toda la noche, el tipo, con la honradez y el tesón que solo tienen los atléticos nos convierte en ramiristas convencidos y prosélitos.



Dos horas de música, poesía y humor. Porque el tipo, Ramiro, es un poeta. Pero no un poeta de estos que visten de negro y usan las esdrújulas, lo oscuro y la angustia vital en menos que se persigna un cura loco, ¡qué va! Hace poesía actualizando las situaciones y sin engolar el acorde ni la estrofa, usando palabras de ahora, acompasándolas a la guitarra y al ambiente, relatando circunstancias que nos pasan a cualquiera… poesía necesaria.

Además, va a editar un libro de poemas en nada, en ocho o diez días, compone sonetos principalmente. Directos, sentidos y nada melifluos, ni rebuscados, ni pretenciosos, ni altisonantes.


Hidymec

Novios que se besan, cuarentonas (o quizás más) que se desmelenan, aplausos, risas, compadreo… El tipo, Luis Ramiro, relató que cuando le preguntaban por qué venía a Tomelloso él contaba que era porque sus conciertos terminaban en orgía, todos nos reímos… pero resultó verdad. Acabaron todos cantando, apasionados, entusiasmados y desenfrenadamente.

A ver si la próxima vez podemos participar de esa orgía. Porque como decimos, el tipo nos ha hecho ramiristas convencidos.


SAT San Jose

[justified_image_grid flickr_user=85117113@N04 flickr_photoset=72157642092032954]

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here