Hace aproximadamente 10 años, se implantaron en Tomelloso un total de 10 semáforos con activadores acústicos, es decir, aquellos que emiten un sonido que indica que el semáforo está en verde, dirigido a personas con discapacidad visual. Sin embargo, se decidió desactivarlos tras las quejas vecinales por ruido.

Así lo ha explicado la alcaldesa de Tomelloso, Inmaculada Jiménez, quien ha aseverado que tras varias reuniones con los representantes de la ONCE se ha llegado a una solución intermedia: la entrega de unos mandos a los afiliados de la Fundación que activen el sonido del semáforo cuando ellos estén cerca.

Para Jiménez, aunque esta medida supone haber perdido 10 años, especialmente teniendo en cuenta que ya hay otros ayuntamientos a la vanguardia de esta iniciativa –como Ciudad Real o Alcázar de San Juan-, “nunca es tarde si la dicha es buena”. Todo ello, con el objetivo de seguir trabajando en pro de la accesibilidad universal, con “una ciudad adecuada para todos”, y basada en la igualdad de oportunidades.

A día de hoy, hay 45 afiliados a la ONCE en Tomelloso, de los cuales 30 ya han recibido el mando semafórico, aunque se ampliará al total de afiliados. Así, podrán disfrutar de sus ventajas en la calle Don Víctor, calle Socuéllamos con calle Veracruz, el cruce semafórico del Cementerio, calle Antonio Huertas con calle Concordia, calle Antonio Huertas con Paseo de San Isidrio y calle García Pavón con calle Altillo. No obstante, y en cuanto terminen de instalarse, también estarán situados en la calle Nueva y en la calle Zurbarán.

Por su parte, los representantes de la ONCE han mostrado su gratitud ante esta iniciativa y ante la constante colaboración con el Ayuntamiento, como ocurrió en el caso de las obras de la Plaza de España, donde también se aceptaron sus recomendaciones.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre