Visitamos a las gentes que conforman la Coordinadora. El calor estival -estamos a casi 37 grados- no aflige a este grupo de (sobre todo) mujeres de Tomelloso en su afán de preparar más de 2000 pancartas reivindicativas sobre los servicios de salud de la comarca de Tomelloso.

Entre retales y botes de pintura, compartimos un diálogo con varias personas de la coordinadora por la sanidad pública. Esta entidad esta formada por personas del ámbito de la salud, expertos y técnicos, vecinos y vecinas, así como entidades sociales como la Plataforma de la Mujer por una Sanidad Digna en Tomelloso y Comarca, qué, si bien tienen formas de ver distintas, tienen un objetivo común, que es mejorar la sanidad de Tomelloso, y, para ello, saben, que su hospital debe funcionar bien.



Llenar Tomelloso de pancartas en favor del Hospital

En nuestra charla, con la mascarilla puesta, y la distancia adecuada, conversamos con tres de estas mujeres, dos de la Coordinadora por la Sanidad Pública y una de la Plataforma de la Mujer: Ana Flor Navarro, Maite Grueso y la incombustible Isabel Cañas. Vemos ánimo en su caras, algo de cabreo y brío en sus brazos; sin dejar el afán, de pintar letras, nos hablan sobre la importancia que tiene que el Hospital de Tomelloso funcione bien y dé un servicio adecuado a las 62.000 personas que viven cerca de él.

Ellas nos relatan su argumento: luchamos por tener un hospital que tenga todo lo que necesita y cuando esté bien dotado, «pongan la UCI, que es el final». Este argumento nos aclara algo básico, Tomelloso necesita una UCI, la pandemia del COVID, nos lo ha dejado claro, pero para tener una UCI, antes necesita que todo lo demás (que es mucho) funcione como un engranaje.



Para la coordinadora, las pancartas son una forma de hacer ver que la gente tiene esta inquietud, que debe ser escuchada, y como actualmente no es oportuno hacer manifestaciones en la calle, han pensado que poner pancartas en los balcones de Tomelloso, es la mejor forma de hacerse oír (y ver) frente al los que deben tomar las decisiones.

Un hospital, es un engranaje, donde todas las piezas deben funcionar, y, ahora, eso no pasa

Nuestras entrevistadas nos relatan la mala imagen social del funcionamiento del hospital, y como esa mala imagen se ha ido fraguando porque han existido recursos que nunca se han puesto en funcionamiento, otros que existían se los han llevado, y otros no terminan de funcionar.



Todos conocemos casos de problemas en el hospital de Tomelloso, pero sin duda nos ponen ejemplos que nos siguen dejando ojipláticos, como los horarios del servicio de radiología, con guardias sin presencia física del radiólogo en el hospital, o las distintas problemáticas por la falta de recursos en microbiología, o las carencias de personal en cardiología y urología, entre otros muchos, por un momento dudamos en preguntarles si no es más fácil que nos relaten lo que si funciona.

¿Trabajar en RED? «sí, pero no queremos ser el hermano pequeño»

Sin duda uno de los aspectos que una vez y otra nos encontramos en los sainetes de la política sanitaria, es que en nuestra región existen muchos hospitales, que no hay profesionales, y que la solución es el trabajo en red.



La coordinadora, nos señalan, está a favor del trabajo en red, pero no de la forma en que se ha hecho hasta ahora. El trabajo en red puede ser positivo, y efectivo. El hospital de Tomelloso ha tenido ejemplos del trabajo en red con el Hospital de Alcázar, que es más grande que el de Tomelloso. Sin embargo, cuando hay carencias de personal en Alcázar, donde se anulan consultas e intervenciones es en Tomelloso, y eso no puede ser. Hay que trabajar en red, mientas no existan los recursos oportunos en el hospital, pero debe establecerse una forma clara de trabajo -a través de un convenio o acuerdo marco- donde se estipulen los días de consulta e intervención en Tomelloso, y que esto no se caiga, si en el hospital de Alcázar falta un profesional. «no podemos quedarnos solo con las sobras de los otros hospitales» nos señalan nuestras entrevistadas.

No obstante, nos señala la coordinadora, que quizás habría que establecer un sistema de trabajo en red con otros hospitales como el de Villarrobledo o el de Manzanares, y «ver que se hace en cada sitio».

UCI ¿un lujo o una necesidad?



Mientras otras compañeras siguen pintando pancartas, les preguntamos sobre  la reclamación de la UCI, y sobre si la UCI y otras mejoras son un lujo para Tomelloso, habiendo otros recursos relativamente cerca.

Les cuestionamos sobre si realmente es posible tener una UCI en el hospital de Tomelloso, y su respuesta es rotunda: “el hospital de Tomelloso debe ser dotado de lo que le falta -en primer lugar- y eso implica recursos materiales que nunca hubo, otros que había y que se llevaron, así como dotar de los médicos que faltan. Además trabajar en RED, de forma óptima con otros hospitales, y nos señalan «y cuando todo eso este, tenemos que tener una UCI». Durante la época más complicada de la pandemia «hemos tenido pacientes entubados sin prestar este servicio, los trabajadores lo han sacado adelante con mucho trabajo». La coordinadora nos da otro ejemplo: el Hospital de Hellín. Este hospital empezó hace unos años con dos especialistas en una unidad de críticos, y poco a poco se fue trabajando en la incorporación de otros intensivistas, y actualmente cuentan con una UCI.



Nos despedimos de nuestras anfitrionas, y nos llevamos una pancarta, y con el «estás tardando en ponerla» se despiden y sigue en su afán que no es otro que hacer que nuestra localidad cuente con una mejor sanidad pública antes de que llegue el rebrote y la pandemia nos devuelva a los días grises.

Salud para todos

Por cierto, las pancartas se pueden recoger en la tienda de arreglos de Isabel Cañas en la calle Socuéllamos 45 por las tardes de 20:00 a 21:00, por tan solo 2 euros.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre