Uno de los objetivos de los voluntarios de AFAS es APOYAR a las personas con discapacidad en los momentos que necesite ayuda para superar las dificultades que puedan ir apareciendo a lo largo de su vida.

Hasta la fecha, los voluntarios de nuestra entidad, han prestado dicha ayuda en momentos “felices”, es decir, en situaciones emocionales satisfactorias en el mundo del ocio, como ir al cine, viajar, realizar rutas de senderismo, ir al bar o, simplemente, salir a la calle para interactuar con el resto de personas. En definitiva, los voluntarios han prestado su apoyo y permanecido junto a las personas con discapacidad en lo que podríamos definir como “buenos momentos”.



En estos instantes, vivimos una situación diferente, una pandemia a nivel mundial que obliga a quedarse en casa con las dificultades que ello entraña para las personas con discapacidad puesto que muchas de ellas necesitan salir a la calle para interactuar con el resto de las personas de su comunidad para hablar, compartir sus vivencias, preocupaciones, anhelos y esperanzas. Por ello, AFAS ha realizado “una campaña de comunicación entre los voluntarios y las personas con discapacidad” para hablar entre ellos y estar, precisamente, interrelacionados.

Desde el pasado 13 de marzo, fecha que comenzó el confinamiento, hasta el 2 de abril, 30 voluntarios, de los 59 que forman la plantilla de voluntarios de la entidad, han estado en contacto con 36 personas con discapacidad. Ahondando en estos contactos, podemos observar que se han enviado 880 mensajes a través de aplicaciones de mensajería y se han realizado 402 videollamadas y 76 llamadas de teléfono, contactos que seguirán manteniéndose durante el mes de abril de manera natural.



Siguiendo esta línea se va a realizar una nueva iniciativa, “la llamada de la amistad”, una actuación que consistirá en la coordinación de 30 voluntarios para llamar el mismo día y a la misma hora a 30 personas con discapacidad y que se realizará con una periodicidad semanal hasta que se dé por finalizado el confinamiento.

Situaciones tan excepcionales como la que estamos viviendo en estos momentos, nos hacen reflexionar sobre la calidad y el gran valor que aportan los voluntarios, no solo a nuestra entidad sino a la sociedad en general, animando a las personas con discapacidad y agradeciendo el trabajo y la entrega de los profesionales.

En definitiva, AFAS debe estar orgullosa de todos sus profesionales por la labor intachable que están realizando y de su plantilla de voluntarios porque juntos tratan de ayudar y hacer la vida más fácil a los que son más vulnerables en estos momentos: las personas con discapacidad.

Luís Ballesteros Martín de Almagro
Coordinador Ocio, Deporte, Voluntariado

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here