clausura muestra local teatro

La XXI Muestra Local de Teatro de Tomelloso llegó a su fin.  Han sido seis funciones las representadas por otras tantas compañías locales que han participado en el certamen, más la de este sábado, que sirvió de clausura, por la compañía extremeña “De la Burla Teatro”.



La Muestra de este año comenzó con una novedad: el montaje que sobre El Mago de Oz hizo la Asociación Cultural Harúspices puso en escena el 24 de mayo.  Moral Teatro llevó al escenario del Teatro Municipal la obra de Alfonso Paso, “Sosteniendo el tipo”, fue el 7 de junio. Desgraciadamente a estas dos primeras representaciones no pudimos asistir.  El lunes 23 de junio Pan pa’ Hoy representaba, para los más pequeños, “A este bosque le falta un tornillo”.  Continuaba Carpe Diem con Lorca, “Amor de Don Perimplim con Belisa en su jardín”, fue el 28 de junio. Platea llevó a las tablas del municipal la obra de Alberto Palacios “El lugar que no olvidamos”, el 5 de julio. “Hermanoteu en la tierra de Judá”, puesto en escena por Airén Teatro el 12 de julio, ponía fin a las representaciones de grupos locales.

La concejala de Cultura, María Dolores Coronado, durante la clausura, agradeció a los grupos participantes el esfuerzo realizado y alabó la calidad de las obras representadas en la XXI Muestra Local de Teatro. Por su parte María Eugenia Moya, presidenta de la Federación de Teatro Aficionado de Castilla-La Mancha, valoró el esfuerzo del Ayuntamiento de Tomelloso por mantener esta muestra local de teatro, un referente para toda la región.



Se entregó a todos los grupos participantes un galardón, constancia de su colaboración en la XXI Muestra Local de Teatro de Tomelloso, realizado por la Alfarería Peño.

comediantas



Comediantas

Pero antes, la compañía extremeña “De la Burla Teatro”, puso en escena “Comediantas”.  Ambientada en el Siglo de Oro. Una realidad desoladora la de aquellas primeras actrices de Europa, a las que la sociedad daba la espalda, negándoles, no solo dormir en poblado, sino ser enterradas en sagrado. Un destino inexorable que les lleva a buscar la “protección” de unos mecenas que buscan de ellas algo más que su arte recitando versos.

Una obra triste, en la que dos de las cómicas del trío de actrices, presienten que el incipiente otoño al que va llegando su vida les traerá, necesariamente, la salida de la compañía estable en la que se encuentran, sustituidas por dos jovencitas.  Cuando dos de ellas, buscan convencer a la tercera de que la única salida es ser la mantenida de un conde, improvisan sus propias escenas —teatro dentro del teatro—, representan un fresco de una forma de vida a través de diferentes cuadros, auténticas micro-historias insertadas en la historia principal.

Ana Franco Rubio, Marisol Verde Chueca y Elena Miguel Carrero, dan vida a estas tres comediantas, que al final, y aunque solo sea por una noche, retuercen el brazo de su destino.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here