Dolores Cano ha ganado la Orden de Mérito de Damas que ha instituido el Club de Golf de Tomelloso. Ella viene a representar la pujanza de las mujeres en un deporte difícil donde los haya, pero también apasionante. Natural de Socuéllamos y coordinadora en un Centro de Formación, Dolores reconoce que es difícil compaginar obligaciones familiares y laborales con el deporte. Pero como suele decir, “soy una luchadora y no entiendo mi vida sin el deporte”. Antes practicó baloncesto y mountain bike, disciplinas en las que también enseñó ese espíritu competitivo que siempre lleva dentro.

-¿Cómo fueron los comienzos de Dolores Cano en el mundo del golf?



-Mi marido y mi hermano jugaban y ellos fueron los que me acabaron animando. Veía el golf como un deporte elitista, pero pronto pude comprobar que no era cierto. Un día se presentaron en casa con un palo y empecé a jugar. Llevo ya más de cinco años jugando y la verdad es que estoy encantada. El golf se juega en contacto con la naturaleza, aunque en nuestra zona pasas de jugar a 40 grados a días de pocos grados o incluso bajo cero. No son las mejores condiciones para jugar, pero hay que adaptarnos a lo que hay.

-Y a la vista está que ha ido experimentando una gran progresión en su juego. ¿Qué es lo más difícil en un deporte como el golf?



-Lo más difícil es que exige un alto grado de concentración. Hay una parte física, pero la parte mental es la más importante. En el momento que no estés concentrado vas a tener un mal día.

-Suele decirse que en el golf se compite contra uno mismo y eso no todos los jugadores y jugadores lo procesan de igual manera, ¿no cree?



-Está claro. Siempre quieres mejorar, bajar hándicap y eso hace que no puedas bajar la guardia en ningún momento. El golf es un reto permanente.

-Y luego está el aspecto social de relaciones, que debe ser muy gratificante…



-Por supuesto, yo diría que es lo mejor de todo. Vas en partidas con cuatro jugadores y lo bueno es que puedes ir jugando con jugadores de alto nivel o un jugador que se esté iniciando. Esto es algo que no sucede en ningún otro deporte. Luego cada uno tiene su categoría y su clasificación, pero en el juego vamos mezclados y esto es positivo porque jugando al lado de mejores jugadores se aprende mucho. Te vas fijando en esos detalles que te permiten mejorar.

-¿Esperaba ganar la Orden de Mérito este año?



-Al igual que el año pasado, he tenido que pelear mucho. Empecé con un primer torneo en el que obtuve muy buen resultado y luego me he ido manteniendo. En la Orden tienen en cuenta tus seis mejores torneos y creo que al final gana el jugador más regular. Ir bajando hándicap implica que cada vez te resultará más difícil ganar.

-¿En qué cree que debe mejorar?



-En la parte mental, en manejar ese tipo de situaciones en el que los nervios te pueden jugar una mala pasada. La tranquilidad es importante en los momentos decisivos del golf. Aunque en realidad hay que mejorar en todo, porque la técnica hay que entrenarla siempre.

-¿Animaría a otras mujeres a la práctica del golf?

-Lamentablemente en nuestra zona no somos muchas las mujeres que jugamos. Los roles de mujer trabajadora, ama de casa, esposa, madre…suelen limitarte a la hora de practicar un deporte como el golf. Al no haber campo en Tomelloso te tienes que desplazar a poblaciones como Alcázar, El Bonillo, Ciudad Real o Toledo. Después el torneo dura unas cinco horas y luego toca volver. Es mucho tiempo el que exige y creo que esto es lo que puede echar para atrás a algunas mujeres. Exige mucho esfuerzo y sacrificio, aunque cuando te engancha algo, te organizas para poder hacerlo.

-¿Tiene un espejo o modelo en el que se fije a la hora de jugar?

-Me fijo en jugadores del club que lo hacen francamente bien. Por ejemplo, Ángel López siempre aporta muchas cosas buenas, Emilio Salinas también y otros muchos. La gente va cogiendo nivel.

-¿Se entiende que no haya campo de golf en Tomelloso?

-No se entiende desde ningún punto de vista, ya no solo por la entidad que tiene Tomelloso como ciudad, sino también por los muchos socios que tiene el Club de Golf. Y lo que siempre argumentamos: un campo de golf es beneficioso como recurso de atracción turística, genera puestos de trabajo y en definitiva da vida a una población. La mala prensa que tienen los campos de golf juega en contra de la reivindicación, pero hay que analizar las cosas con objetividad. El mantenimiento de un campo de golf se puede gestionar con iniciativas de ahorro de agua muy interesantes. De hecho, el campo de El Bonillo es municipal. El proyecto del campo del golf de Tomelloso es precioso, crearía un cinturón verde alrededor del hospital y sería un recurso más para la ciudad. Una iniciativa así merece más apoyo.

-Cuando recoja su trofeo, ¿se lo dedicará a alguien en especial?

-A mi marido, que es quien me acompaña y la persona que me ha contagiado su pasión por este deporte. Esperamos que esa gala de trofeos se pueda celebrar pronto, porque será señal de que las cosas van mejorando.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre