Desde Izquierda Unida de Tomelloso, un año más, reivindicamos el 8 de marzo como un día más de lucha y reconocimiento de las mujeres. No hay que dejar de dar visibilidad a las mujeres que luchan, estudian, trabajan, consumen y cuidan, porque sin nosotras el sistema se desmorona.

Ha quedado claro que la conmemoración del Día de la Mujer, que se lleva realizando 110 años y fue institucionalizado por las Naciones Unidas en 1975, le molesta a sectores de la extrema derecha y a los machistas en general. El año pasado se nos acusó de propagar el covid-19 por la celebración de las manifestaciones y este año se ha realizado una campaña con 15 días de antelación para criminalizar al movimiento feminista, prohibiendo concentraciones o haciendo campaña de que ser una buena mujer es no celebrar el 8M.



Si se toman tantas molestias es porque nuestra lucha les molesta, por lo tanto es importante. Es primordial poner sobre la mesa la situación precaria que tienen muchas mujeres, en el ámbito laboral, la doble carga de trabajo, laboral y doméstico. El aumento del paro que afecta más a las mujeres, un 57% más. El aumento de la violencia de género. La no persecución de proxenetas y consumidores de prostitución.

Por todo ello, desde Izquierda Unida abogamos por una nueva normalidad tras la pandemia en donde se ponga la vida en el centro y reivindicamos el feminismo como herramienta dispensable en la construcción de una sociedad más justa.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre