Yo hubiera querido saber más…

Mi obligación tal vez fuera esa,



pero a veces la poesía me espanta

y acongoja el miedo de mis reflexiones.



La poesía tiene la adicción del deseo,

una pasión desmedida y la búsqueda



de una certeza que nunca se encuentra.

He sido capaz de vivir más allá de mi presente,



evocar pasados transcritos al recuerdo tangible,

mientras el tiempo deshojaba parsimoniosamente



las estrofas aferradas en el nimbo de mi mente.

He viajado sin gasto alguno por instantes olvidados,

incluso he conocido el manto mortecino de las sombras,

y creo haberme saciado de las fuentes terrenales

que escupían de sus adentros florecidos manantiales.

Amantes varios me han seguido

-su nombre el propio olvido-

y el clero bendecido por la historia

ha arremolinado cantos, como ninfas fastuosas

en los mares angostos y entristecidos.

Yo hubiera querido saber más…



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre