Un poquito (más) de educación, por favor

Esta entrada va de licenciados, aunque no de bacines, si bien habrá muchos que pueden encontrarse en ambas categorías. Aquellos que hayan tenido la paciencia de leer las anteriores entradas de este hombre de gris pueden haber llegado a la conclusión que existe cierta intención de destacar todo aquello que resulta negativo para Tomelloso. Nada más lejos de mi intención. Este hombre de gris únicamente intenta rescatar aquella información estadística relativa al pueblo para analizarla y ponerla en contexto, con el objetivo de extraer alguna conclusión sobre cómo se están desarrollando las cosas en Tomelloso, resaltar aquello en lo que...

Coches, coches y más coches

Una buena amiga me decía «el pueblo está lleno de coches». Este hombre de gris que ha visto, y sufrido, las horas punta de Madrid y Bruselas (dicen que Bruselas es la ciudad de Europa que más atascos tiene) se mostraba escéptico ante tal afirmación. Pero las apariencias engañan y lo mejor es ir a los números (aunque a veces hacemos que los números engañen). Como siempre, para valorar un fenómeno, lo mejor es recurrir a las comparaciones (aunque sean odiosas). Para confirmar la aserción de mi buena amiga vamos a recurrir a los datos del parque de vehículos en...

Los ricos del pueblo

Juanases, felipes, peinados, cuadraos, tinajonas, palizas, paríos, ochos, coloraos, cañamones, espalmaos se identifican, entre otros, en el sentir colectivo de Tomelloso como los ricos del pueblo. Conocer su riqueza resulta bastante difícil, además de responder más a una “licenciatura” (dicho en tomellosero) que a un interés en analizar cómo son las estructuras económicas de Tomelloso. Este hombre de gris pensaba, en su más ingenua juventud, que dado que existía mucho agricultor que trabajaba en sus propias tierras la distribución de la riqueza en el pueblo era más equilibrada que en otros sitios. Pero una cosa son las intuiciones y otra...

Algo se mueve en las casas

Algo se mueve en las casas de Tomelloso, o siendo más estrictos algo se mueve en el mercado de la vivienda de Tomelloso. Con esto quiero decir que el deterioro, el retroceso, que estaba experimentando la compra y venta de viviendas en el pueblo parece haber tocado fondo, y algún signo positivo comienza a vislumbrarse.

Y el empleo va… pero poco

Tomelloso terminó el año 2014 con un aumento de 139 empleos con respecto a 2013. Esto es ¿mucho, poco o, como decía aquel, es mentira? Sobre las mentiras se dice que están las mentiras, las medias verdades y las estadísticas. En realidad las estadísticas no son mentirosas en sí mismas, lo son en su uso. En estas entradas, este hombre de gris intenta ser honesto con el lector y hacer un uso adecuado de las estadísticas. Esperemos que lo consiga.

Las casas baratas

Con el título de esta entrada el lector pensará que voy a hablar de las viviendas protegidas que se finalizaron en los inicios de los años cincuenta bajo el mandato del en aquel entonces alcalde de Tomelloso, don José María Ugena Ramírez, en el barrio de El Carmen. En realidad esta entrada se refiere a las viviendas del pueblo, en general

Tres mulas tercas (o ¿por qué los tomelloseros no son más ricos?)

La riqueza de un pueblo es como una reata de mulas, si una o algunas de ellas se muestran tercas, el carro del que tiran avanzará poco y trabajosamente. La reata que tira de la riqueza está formada por cuatro factores que, como las mulas, si se muestran tercos, reacios a avanzar, impiden que se alcance el nivel de riqueza de otros lugares

Pueblo rico, pero no de ricos

“¡Tomelloso rico!” gritaban a modo de ofensa los seguidores de los equipos de fútbol de las categorías regionales que se enfrentaban con el Atlético Tomelloso a mediados de los años ochenta, queriendo señalar con este grito que si el equipo de fútbol de Tomelloso era competitivo, lo era a base de dinero y fichajes