lapices color

Este verso de Machado, esta canción de Serrat, son prólogo y epílogo de multitud de acontecimientos  y sentimientos de  la vida.


Advertisement

Cuantas personas pasan por nuestros afectos y anhelos a lo largo de la vida. Con muchas gentes hemos compartido momentos que en el espacio y tiempo en  que se desarrollaban eran los mejores compañeros de viaje.

A las personas nos unen muchos vínculos, unos más permanentes, otros  de por vida  y algunos solo temporales cuando no efímeros. Pero todos y cada uno de los nombres, que en alguno de los  momentos hemos pronunciado otorgándole más protagonismo, en cualquiera de las etapas de la vida, han dejado su huella.


Advertisement
Advertisement

El rastro que  los sentimientos van dejando es difícil de  borrar. Es propio de  la memoria decir… “tal día como hoy estuve con…”, “por hoy acordamos que…”, “este día conocí a…”, todo  ello conforma el hilo conductor de la existencia y confirma que se ha vivido. ¡Qué pena quienes tengan poco que recordar!

Los compañeros de viaje, de cada uno de los recorridos vivenciales, no siempre se apean en la misma estación, puede que los destinos finales fuesen diferentes, quizás alguno se sintió incómodo en el mismo departamento y decidió cambiar su emplazamiento y posiblemente uno mismo se bajó en  una estación sin avisar la decisión de no continuar el viaje a ese destino, incluso que  este hecho se produjese  “a hurtadillas”, solo alegando un relax en la cafetería del convoy.



Así es la vida, todo pasa, la gran mayoría de las compañías no son para toda la vida. Pero todo queda, siempre queda  el recuerdo de la primera persona que te abrazó ante un acontecimiento celebrativo, quedará hasta el fin de los tiempos, de cada cual, el día que se pergeñó  un proyecto laboral, nunca se olvidarán,  porque quedaron bien marcados, esos afectos y amores que constituían  la ilusión de muchos días.

A muchas personas les debemos mucho,  ellos son acreedores de impulsos recibidos, también  de  “parones a tiempo” antes de acercarnos más a algunos de los precipicios que surgen en  el camino diario.


Advertisement
Advertisement

Otros, por el contrario, han encontrado en nosotros  el camarada que le ha  dado luz o le ha  facilitado el trayecto o que, sencillamente, le ha escuchado.

¿Por qué un “te quiero” se olvida?, ¿ Cuál es el motivo para que un” contigo de la mano” acabe en darse las  espaldas? ¿Por qué vestimos de indiferencia el sufrimiento por la ruptura?



Qué suerte no podernos formatear como un computador, qué bien que los sentimientos dejen huella, qué hermoso decir que el algún momento tú y yo caminamos juntos y puse parte de mi vida en tus manos.

Todo pasa pero todo queda  y lo que permanece siempre podrá dibujarse con los mejores colores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here