broken-mirror-4-1317204-1280x960

El espejo se ha roto en mil pedazos, pero yo, solo he recogido los trozos que verdaderamente importan, que son pocos.



Los otros, reflejan las baratijas que me privaron de autentica vida, del color del presente, y me perdí en la superficie de los ardores más fogosos.

Ahora, ya me veo liberada de opiniones ajenas, de ansiedades ocultas, pues las flores que guardé, marchitas ya, no tienen matices ni aroma, las eché al olvido, y los fragmentos que contienen las trivialidades, se disipan en la opacidad del cristal quebrado.



La unidad del espejo me despojaba de la clara visión,
que tras su brilloso azogue, ocultaba la indolencia que creí fervor.

Hoy, ya no importa lo que antes era esencial, solo la verdad que mantiene al cimiento firme, sin la argamasa endeble que pueda derruir voluntades.



El espejo, no siempre refleja la verdadera historia de las sensaciones a las que distorsiona e incapacita a través del oráculo de nuestra percepción.

Yo languidecí, con la cara entre mis manos,
para que las flores a mi alrededor no se marchitaran.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre