La reina venía de Holanda pero la corona se quedó en España. Máxima y Letizia sabían la expectación que provocaría verlas juntas, ¿quién sería la más elegante?
Nuestra princesa de blanco y con unos taconces en nude, ganó en elegancia a la reina Máxima, que vestía
de azul y con unos zapatos estampados.
                     

Letizia iba perfecta con ese vestido blanco con cinturón de pedrería. Transmitía paz y serenidad. ¿Y qué decir de los zapatos? ¿Hay algunos más elegantes que los clásicos salones? Pero desde mi punto de vista, cometió un error, las gafas de sol en la mano no son propias de una princesa. Aún así, Letizia, ganaste la batalla.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre