o Bernao

Siempre he buscado la penumbra para guarecerme,
no me ha importado arañar los espejos
donde la realidad se muestra desnuda,
aterradora, ambigua e intransigente.
Aquí estoy bien, jugando con las sombras
que me envuelven, cruzando los límites del alba
y ganando al tiempo su inmortalidad.
Es el rincón de mi vida, el momento,
donde puedo convencerme de ser yo mismo
y sucumbir al miedo de no encontrarme.



© Miguel Á. Bernao



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre