Pluralidad, por Miguel Ángel Bernao

Probablemente me sienta algo más que ceniza, como un querubín recién peinado y humedecido en aguas medicinales y esencias perfumadas; creo ser un desnudo imberbe que germina en el comienzo de un bautismo de perspectivas visionarias.   Ya hace tiempo...

Amantes seducidos, por Miguel Ángel Bernao

Nos gusta desaprovechar la oportunidad que tenemos de amar, para no engañar a la verdad de nuestra mentira hipócrita, ni tan siquiera pretender recordar ni olvidar

Día de nieve, día de ambición, día de crisis, por Miguel Ángel Bernao

Reconozco que, muchas veces me someto a la reflexión sobre mis propios actos y mis decisiones en esta vida, es un juego íntimo, placentero y muy reconfortante

Rosa de otoño, por Miguel Ángel Bernao

Suelo enmarañarme en la longevidad del tiempo como enredadera seca despojada por la tierra

Una historia compulsiva (y III), por Miguel Ángel Bernao

¡¡¡Ayyyyy madre!!!, que es eso de que esta página no existe. ¡¡¡Ahora mismo deseo matar compulsivamente!!!. Para colmo se acaba de levantar a estas horas de la noche mi hijo y me ha vuelto a recordar que sigue faltando leche. ¡¡¡qué paciencia hay que tener!!!.

Esta fosa que me aguanta… por Miguel Ángel Bernao

Un día, los abismos alcanzarán las cúspides de los paraísos; luego, sin saber cuando,

Ahora, por Miguel Ángel Bernao

Ahora, que en un segundo deseas que te ame sin premura,

Hoy es el día, por Miguel Ángel Bernao

Hoy es un día donde la pasión quiere danzar con la estrellas no existe motivo alguno para jurar la abdicación del anhelo

Lucía, por Miguel Ángel Bernao

Un poema para Lucía, mi hija recién nacida.

Me gusta ser aquello que no soy, por Miguel Ángel Bernao

Me gusta ser aquello que no soy, a veces, sentir aquello que no siento,