He decidido jugar a la causalidad en esta vida, por Miguel Ángel Bernao

He decidido jugar a la causalidad en esta vida sentado en una silla fría en una taciturna taberna,

El olvido por Miguel Ángel Bernao

Bailan las fantasías alrededor de una hoguera en una noche sin estrellas y con hábitos de brea, se perfila el contoneo en una oscuridad perpetua y el alba aún reposa plácidamente en las quimeras.   Son los sueños del...

Momentos suspendidos, por Miguel Ángel Bernao

Todo nos lleva al encuentro de lo desconocido,

Espectro por Miguel Ángel Bernao

Dejaré que el silencio germine los otoños y a la lluvia, que a veces sacude recuerdos, permitiré que empape el sombrío abandono de la penumbra pactada en el etéreo deterioro.

Poema Nº 10.- ¿Por qué la visión aparece en todas partes?, por Miguel Ángel...

Llegará el día donde falte tierra para resguardar el cuerpo del frío

Creando la esencia del arte, por Miguel Ángel Bernao

El que crea, no desea que sus ideas soslayen el anguloso contorno del olvido

Habla el corazón y tú te alejas, por Miguel Ángel Bernao

Me embauca el rumor de tu silencio, y aunque, tu sombra de lejos se engrandece,

El tiempo entre momentos por Miguel Ángel Bernao

Hace mucho tiempo conseguí amarte, desnudo, sin la mordaza del silencio; desgrané el tiempo como el otoño descose las ramas,

Verano oscuro, por Miguel Ángel Bernao

He vuelto a imaginar el otoño lejanamente, donde el viento no puede sostener las hojas; un epitafio entre álamos y tierra seca,

Lucía, por Miguel Ángel Bernao

Un poema para Lucía, mi hija recién nacida.