Salones Epilogo

paper-clips-3-1184921-1600x1200

Dudarán ustedes que dos elementos tan escuetos y con tan poca entidad puedan ser los referentes de un escrito o una reflexión. Puede que tengan razón si ven a estos útiles como meros trozos de alambre. Sin embargo a quien esto escribe les parecen también dos elementos que simbolizan los distintos tipos de uniones, situaciones y deseos que explican así mismo otros tantos compromisos humanos y sociales que a diario se dan.


Vinicola Inline

Un clip o una grapa pueden significar perfectamente los tipos de vinculación que pretendemos realizar cuando unimos intereses, futuros o vidas. Y es que las personas, las situaciones o los compromisos nacen para ser compartidos por regla general ya que cobran su pleno sentido cuando se relacionan con otras realidades. Pocas entidades tienen vocación de ser algo absoluto, de vivir en soledad o en aislamiento, que pretendan ser como un folio solitario en la vida; el ser humano es ante todo y sobre todo un ser relacional en su entidad y en sus acciones.

Las uniones y compromisos que se dan en nuestras vidas suelen tener y responder a muy distintas finalidades pero también a múltiples exigencias. Los hay que son circunstanciales, temporales y tangenciales y los hay también que tienen vocación de involucración personal con mayor permanencia en el tiempo. Aquellos vínculos que comprometen y definen al futuro, al resto de nuestras vidas y aquellos que se crean con un pensamiento de brevedad o coyuntura. Grapamos lo que ha de permanecer unido en el tiempo y lo hacemos cuando hemos de  conformar una sola cosa y por eso interesa que permanezca inalterablemente unido. Grapamos lo que a solas carecería de sentido completo.


Hidymec

 Los clips también unen pero de una manera más liviana, menos contundente y más fácilmente desmontable. Aunque conformen un todo, a diferencia de las grapas no afectan al interior de lo unido; las grapas penetran y atraviesan las identidades pero los clips solamente acercan las partes sin afectar a su interioridad. El clip no involucra tanto, no compromete la historia individual ni personal y cada folio puede ser de nuevo unido a otra realidad sin nada que se oponga para poder hacerlo.

Creo que el hombre actual prefiere los clips a las grapas a la hora de protagonizar situaciones y compromisos. Desde los actos más nimios hasta los más profundos y existenciales. Es la filosofía de la provisionalidad que hoy parece ser la moneda más corriente. “Nada es para siempre”, decimos con demasiada asiduidad. Por supuesto que muchísimas decisiones y compromisos no son para siempre, casi todas lo son a fin de cuentas para un rato, pero otras si deberían serlo y así lo creemos y deseamos cuando las comenzamos. Pero ese sentido de provisionalidad y caducidad lo tenemos hoy demasiado profundizado y aprendido. Quizá sea la consecuencia de enfocar la vida a unos niveles demasiado superficiales, demasiado materiales y sensoriales y por lo tanto poco sustanciales y profundos. Las grapas solamente se pueden utilizar una sola vez y marcan para siempre; nacen y mueren para ser fieles a un solo destino; los clips sin embargo pueden desplazarse de lugar y de compromiso cada día muchas veces.

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here