Salones Epilogo

nada

En mi artículo de hace dos semanas, hacía referencia al tema de las ciencias, sus métodos y sus fines. Comentaba la afirmación del astrofísico británico Hawking para quien el origen del universo tiene una explicación meramente física, cosa más que probable. No estaba de acuerdo, sin embargo, en su siguiente conclusión en la que calificaba a Dios como una redundancia para explicarlo y discrepo de ella porque, creo, carece de base metodológica ya que las ciencias positivas no pueden afirmar ni negar ese hecho porque carecen de los elementos conceptuales suficientes y adecuados para llegar a esa conclusión o dicho de otra manera, por no encerrar el germen ellas mismas de la totalidad del saber último, universal.


MANCHATEL – Fibra orange proximamente…

Por cuestión de espacio y para no mezclar conceptos dejé para este otro comentario, digamos que el” apellido” de esa afirmación. Hawking sostiene además que la materia proviene de la nada como un fruto de la casualidad. La nada y la casualidad, dos conceptos que, por su propio significado no parece puedan ser relacionados. La nada es la “ausencia” mientras que la casualidad es “presencia coincidente” aunque pueda resultar difícil, de unas realidades, llamémoslas como queramos, pero que ya son y existen. De lo contrario estaríamos ante algo parecido a un parto realizado por alguien que es estéril, algo absurdo. Sin embargo esta aparente imposibilidad ¿nos puede abrir a una realidad ajena por completo a la capacidad cognoscitiva del hombre? ¿Hay algo más que materia y nada? ¿Es lo mismo la ausencia de materia y la nada? ¿Se puede identificar la nada material y la nada conceptual?

 La nada material, dimensional y temporal es algo que aunque de difícil conceptuación puede ser imaginada y hasta comprendida y verificada por el hombre en cualquier momento identificándola como la realidad de un vacío concreto más o menos grande; en esta habitación, o en el espacio entre galaxias no  encontramos nada, por ejemplo.


Hidymec

La nada conceptual, sin límite de espacio ni tiempo, es como un vacío imposible de abarcar y un concepto imposible también de traspasar por nuestra mente y nuestros sentidos, lo cual no quiere decir que “tras ella” no pueda existir algo o alguien más. La nada conceptual es la ausencia de todo aquello a lo que el hombre no es capaz de dotar de contenido. La nada material es el vacio de una parte, algo concreto más o menos gigantesco; sin embargo, la nada conceptual supondría cuanto menos la nada universal, ¿la nada de todo?

¿No habrá algo más que el universo o algo más que la nada conceptual, algo más que nosotros no somos capaces de percibir y descubrir con nuestra mente o nuestra imaginación? Conceptualmente no nos es posible, porque nuestros conceptos están limitados necesariamente al espacio y sobre todo en el caso de  la solución que plantea Hawking a la dimensión del tiempo como eternidad. La nada y la eternidad… el concepto del origen de la existencia como” nada es” queriéndolo relacionar con el de “siempre ha sido”. Sinceramente, esto no parece tener mucho sentido.

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here