Hace tiempo que vengo pensando que no se puede caminar sin ir a ningún lado. Pese a la buena voluntad de querer ir siempre hacia delante sin mirar lo que dejábamos atrás, quizá el paso se nos aceleró demasiado y terminamos corriendo sin saber muy bien hacia donde nos dirigíamos.Hacia atrás ni para tomar impulso, nos dijeron, y bien aprendida la lección, comenzamos la carrera de querer llegar los primeros ¿Dónde? Adonde fuera y sobre quien fuera.importante

Esta noche me han descubierto un vídeo de esos que no te dejan indiferente, de los que te remueven por dentro y te hacen contrastar lo que vives con lo que quieres vivir.

El enlace al vídeo lo dejo más abajo, su título, “todos ganamos”. Y tras verlo, poco que añadir, más bien repetir la lección que nos dan los niños protagonistas.

Todos ganamos cuando disminuimos el paso, cuando miramos hacia atrás para ver a quien nos hemos dejado caído en el camino.

Todos ganamos cuando nos acercamos, cuando le abrazamos y le tendemos una mano para que continúe con nosotros.

Todos ganamos cuando sabemos que lo que importa en esta vida, más que ganar, es ayudar a los demás a vencer, aunque ello signifique disminuir el paso y cambiar el rumbo… – así lo dice el autor de este vídeo tan especial, y continúa- …el verdadero sentido de esta vida es que todos juntos ganemos.

Tal vez la solución a muchas de las cosas que hoy parecen no tenerla, sea disminuir el paso y cambiar de rumbo. Si adónde íbamos ya nos han dicho que no era nada, es hora de reconducirnos, de necesitarnos, de volver a por quien quedó caído en el camino. Si los valores que nos vendieron como panacea del bienestar se diluyeron, es hora de empezar a construir las bases de los que nos hagan a todos bien-estar, que no es otra cosa que «estar bien», ser felices, pero todos. Porque la vida sólo tendrá sentido, si todos ganamos.

Aquí os lo dejo…



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre