Me embauca el rumor de tu silencio,

y aunque, tu sombra de lejos se engrandece,



a veces la sensación de tu desprecio

ahoga el sentimiento que enloquece.

 



Algo mustio y sutilmente repentino,

quizá un olvido en el tiempo que precede,

desnudos los cuerpos en la noche



soñando pasiones que envejecen.

 

Hablaré de ti al recuerdo



soportando mi amarga condena,

que mi manos siempre soporten

el frío irascible de tu cadena.



 

Y a los tiempos pediré paciencia

y a los cielos las iracundas tormentas

para poder limpiar mi afligida pena

con la incorpórea sombra de tu presencia.

 

Habla el corazón despeñado

entre océanos y hojas secas,

otoños de hueca nostalgia

prendidos en la tristeza.

 

Habla el corazón y tú te alejas.

violin

 



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre