fermin gassol

Cáritas Española ha presentado su VII Informe Foessa. Se trata de un estudio muy exhaustivo, casi 700 páginas, en el que se analizan cuestiones relacionadas con el modelo social, la actual distribución de la renta, la exclusión social, el mercado de trabajo, el estado de bienestar y algún otro, en nuestro país.



El Informe no pretende ser principalmente una descripción pormenorizada de problemas y situaciones sociales que se han visto agravadas en los últimos cinco años, que también, sino una denuncia basada en un amplísimo y profundo trabajo realizado por 90 investigadores de 30 universidades de nuestro país en el que ponen de manifiesto la múltiple necesidad de ajustes necesarios y urgentes, en una situación de crisis que no está afectando a todos por igual y que ha provocado que sólo el 34% de la población esté en situación de integración plena, es decir, sin carencias de algún tipo.

Esto significa que la población excluida en España asciende ya al 25% y afecta a más once millones y medio de personas, de las cuales cinco millones se encuentran en situación de exclusión severa.

Si el problema es grave por su extensión, preocupa más si cabe el hecho de ser la juventud el colectivo que se encuentra en situación con más vulnerabilidad: el 35% de los jóvenes vive en hogares excluidos.



El Informe hace referencia también al estrabismo ético que padece nuestra sociedad, en especial con cuestiones relacionadas con las políticas migratorias de la Unión Europea.

Pero este Informe no se queda en la denuncia…sino que propone soluciones, propuestas para la esperanza que nos hagan superar esta gravísima e injusta situación que está dejando cada día más atrás a un mayor número de personas, una situación que salía a la luz recientemente con ocasión del Día de la Erradicación de la Pobreza.

Tres son las fortalezas que el Informe proclama: La familia, la sociedad civil y la participación. Estos son auténticos capitales sociales en los que se basa la urgente reconstrucción social. Pilares fabricados con valores humanos, no meramente económicos, sino éticos. Una salida en la que hemos de participar todos los ciudadanos valorando y apostando por lo que proporciona y garantiza la dignidad al ser humano, la generosidad y la solidaridad.



Estamos en un momento donde parte de la sociedad ya es consciente de que estamos asistiendo a un cambio global, impredecible…pero imaginable y se ha puesto en movimiento para modificar el actual sistema y hacerlo más justo y equitativo. Fortalecer los sistemas públicos de protección social e impulsar los valores cívicos para construir un nuevo modelo de sociedad. Estas son las coordenadas que el Informe propone como solución.

Por último, las razones para la esperanza están recogidas en varias propuestas basadas sobre tres ejes orientados al ámbito de desarrollo social, los efectos de la pobreza y la construcción del bien común.

Lo que en definitiva el VII Informe Foessa pretende, es remover nuestras conciencias y modificar de una manera drástica el rumbo de nuestra sociedad…dirigiéndolo hacia otro norte que no sea el puramente económico, sino el de los valores éticos. Nuestro futuro está como siempre, en nuestras manos.



Fermín Gassol Peco
Director de Caritas Diocesana de Ciudad Real



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre