Salones Epilogo

casa-de-la-troya

El mundo de los estudiantes siempre ha estado salpicado de casos en los que la picaresca ha sido como esa manera inteligente y simpática de sobrevivir ante la falta de recursos económicos. Ejemplos conocemos todos y muchos de nosotros hemos sido testigos cuando no protagonistas de algún hecho de este tipo. Desde “descuidar” algún chorizo en la pensión hasta ingeniárnoslas para no pagar en algún bar o aprovecharnos del corazón iluso de alguna novia. La verdad es que hasta hace unos años la picaresca tenía un carácter netamente machista. No porque estudiaran un mayor número de chicos que de chicas, que desde hace ya bastantes años los centenos están a dios gracias igualados o superados. Es que para hacer ciertas cosas había que tener una desvergüenza hasta ahora más propia del sexo masculino.


MANCHATEL – Fibra orange proximamente…

Que en una familia unos hijos pudieran estudiar era un emotivo e ilusionante logro para los padres. La mayoría veía como sus vástagos se largaban a los “Madriles”, a Granada, Sevilla o a Santiago si tenían más posibles y así realizaban un auténtico acto de fe económico en el “estudiante pródigo”. Marchaban a un mundo desconocido y lejano para la familia. Como sucede en todas las ocasiones donde existen oportunidades, unos las aprovechaban y otros las malgastaban y se dedicaban a tocar las palmas en los tablaos flamencos y otros divertimentos.

. Como anécdota les contaré la de un estudiante con bastante cara dura que le pedía dinero a su padre para comprarse unas…asíntotas. El padre, agricultor, pensaba que se trataban de “herramientas” necesarias para el estudio. Y es que la libertad de acción hacía que las personas demostraran la responsabilidad que llevaban dentro. Cuantos estudiantes brillantes en el bachillerato, viéndose solos y libres de casas y caseros se convierten en pésimos universitarios, que al revés también conocemos casos.


MANCHATEL – Fibra orange proximamente…

Pero el caso que ahora traigo responde a palabras mayores, y más que picaresca estudiantil se trata de delincuencia familiar sin control, verán. Una estudiante de farmacia en el sur de España, libre de la vigilancia de padre y madre decidió darse la gran vida a costa de ellos. Los padres gente humilde tragaban con todas las historias que la hija les iba contando. Primero que la carrera era muy cara, después se inventó un novio que la maltrataba y le pedía mucho dinero; la cosa ya empezaba a ser preocupante para los progenitores y también a tener su traca; los padres alarmados la animaron a poner una denuncia, cosa que la alegre estudiante realizó sin pestañear.

 Cuando estaba a punto de terminar la carrera, virtualmente claro está, y ante la propuesta del padre de comprarle una farmacia vendiendo unas tierras, la boticaria virtual se inventó entonces la preparación de una oposición también muy cara que tampoco existía.


Hidymec

Como verán la cosa iba de caras y duras. Gracias a las investigaciones de la policía y a sus inconsistentes coartadas de maltrato se descubrió el pastel y la maltratadora veraz, falsamente maltratada tuvo que responder ante la justicia de su alegre y frívolo modo de entender la vida.

Y es que de distraer unos chorizos a la dueña de la pensión a presentar una denuncia falsa y putear a tus santos padres hay de por medio…todo un abisal mundo demasiado artificial. El que ahora nos hemos empeñado en alentar.

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here