Salones Epilogo

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA

”Quien con monstruos lucha, cuide de convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti”. Nietzsche.


MANCHATEL – Fibra orange proximamente…

Son de esas noticias que cuando las lees o te las cuentan, te revuelven las entrañas, te hielan la sangre, te bloquean la mente y te encojen el corazón, en una palabra, te paralizan vitalmente. Noticias, que después de producir sorpresa, estupor e indignación acaban infligiendo dolor y pena, mucha pena; pesadumbre porque haya personas que dediquen su cultivado intelecto a defender estas incomprensibles aberraciones.

Confieso que en un principio me costó mucho trabajo creerlo. Pero confieso también que pasados unos minutos no tanto; fue cuando comencé a relacionar y a atar cabos.


Hidymec

De lo que tratan estas líneas es de un triste, descerebrado y bestial paso más en ese horrible camino ideológico que se encuentra plagado de cadáveres, por el que una parte de la sociedad actual se ha empeñado en transitar en aras de un homicida desarrollo; un camino que transcurre por esas inhumanas y oscuras cañadas de la llamada Cultura de la Muerte.

Cuando supe la noticia por la que unos profesores universitarios habían realizado un trabajo científico en el que equiparaban las identidades de bebés recién nacidos con aquellos que aún se encontraban en el seno materno, en referencia al tema del aborto, creí inocente de mí, que esa equiparación se hacía para salvaguardar los derechos de los no nacidos, que era una manera de defender sus mismos derechos y que en ambos casos, darles muerte supondría un mismo crimen; fue mi esposa, cenando, la que me advirtió que no era así, que se trataba de una defensa, sí, pero del derecho a abortar después de nacer. La sopa que me estaba tomando cayó como plomo en el estómago.


AMFAR  – Fin de Año

Trascribo la infame tesis que han elaborado estos “intelectuales”, uno de los cuales para mayor sarcasmo es profesor de Bioética.

El aborto está ampliamente aceptado incluso por razones que no tienen nada que ver con la salud del feto. Dado que tanto los fetos como los recién nacidos no tienen el mismo estatuto moral que las personas reales, el hecho de que ambos sean personas potenciales es moralmente irrelevante, y puesto que la adopción no siempre es lo mejor en interés de las personas reales, los autores sostenemos que lo que llamamos aborto después del nacimiento (matar a un recién nacido), debe ser permitido en todos los casos en que se permite el aborto, incluyendo aquellos donde el recién nacido no es un discapacitado”. La razón que esgrimen para semejante tesis es la de que “no es persona más que quien puede decidir sobre su futuro”.


DipuCR – Sabores del Quijote

Estas alucinantes y deplorables conclusiones mantienen que: 1º Tanto el recién nacido como el feto no son seres humanos, no son personas. 2º El hecho de que un feto o un niño presente deficiencias físicas o psíquicas es conveniente motivo para matarlo. 3º Se supone que se alcanza la condición de persona cuando se tiene claro lo que cada uno le pide a la vida. ¿A qué edad se produce esto?

La cultura de la muerte, la cultura de la degradación mental y moral, la cultura del exceso de bienestar, la fría cultura pragmática y utilitarista llevada de manera irracional al noble campo de la Filosofía, la Ontología y la Bioética..



La nueva cultura postnazi del exterminio, que pretende hacer pasar a la humanidad por otro holocausto disfrazado de una conquista del saber científico y filosófico.

La cultura de la muerte que pretenden impartir unos miserables que creen y razonan ser los dueños asesinos de la condición y los destinos de los seres humanos. Porque, ¿Cómo se puede llegar a pensar y decir que no se es persona mientras no se tiene capacidad de decidir sobre el futuro? ¿Cómo se puede llegar a pensar y decir que un discapacitado no es persona? ¿Quiénes sois vosotros para eliminar una vida humana? ¿Quiénes sois vosotros para matar en nombre del desarrollo?


Dipu CR – Aniversario Edificio

De los que llegan a estas conclusiones y las publican en una revista médica, no puede decirse que son unos pobres orates que han perdido el juicio, no. Estamos hablando de unos…, para quien el hombre es un trozo de materia, un artilugio mental, sin más; estamos hablando de terroristas intelectuales, de hienas disfrazadas de personas, de enemigos de la humanidad.

Pero, como decía más arriba, atando cabos, esta tesis no es sino un paso más en ese siniestro camino de la muerte que comienza con la negación del alma y el espíritu como principio de la vida humana y transita por esa fría umbría de la nada que desemboca en la consideración de que el aborto post parto es una conquista de los derechos del hombre. Es la fría bestialidad a que puede llegar la mente del hombre. Es su desalmada y aberrante postura ante la sagrada  vida…de los más débiles.


Dipu CR – Aniversario Edificio

“El niño conoce instintivamente a su amigo y a su enemigo”. Walter Scott.

 Fermín Gassol Peco

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here