La droga, primer problema de nuestra sociedad

Artículo de opinión de Fermín Gassol Peco, Director Cáritas Diocesana de Ciudad Real

El Nacimiento de Jesús hoy

Artículo de opinión de Fermín Gassol

La felicidad profunda se da en el encuentro personal

Estamos en la era de la biogenética. Todo lo que somos, hacemos y pensamos no parece responder sino a unas realidades que son consecuencia de diferentes composiciones de elementos químicos orgánicos e inorgánicos y...

Ese negocio llamado fútbol

  José Antonio Camacho, enorme futbolista, defensa del Real Madrid, fue fichado años después para ser su entrenador. Duró cinco meses. La razón de tan efímero tiempo en el cargo la dio él mismo: No...

Juegos y fuegos

“La tontería es la más extraña de las enfermedades. El enfermo nunca sufre, los que de verdad la padecen son los demás”. Paul Henry Spaak. Lo peor que puede sucederle a un ser humano es...

Mensajes anónimos

Decía Goethe que “los cobardes solo amenazan cuando se creen a salvo”. Miedoso y cobarde son dos conceptos parecidos pero no iguales. Tener miedo es condición muy humana. Cada cual se tiene muchísimo aprecio...

El corazón y sus razones

Nuestro inteligente humorista y dramaturgo Enrique Jardiel  Poncela fue autor de acertadas y ocurrentes frases, una de las cuales hace referencia a la manera más idónea según él, de proceder en  algunos momentos de...

El dinero, ese oscuro objeto de deseo

El polifacético Woody Allen dijo en su día que el dinero no daba la felicidad, pero que procuraba una sensación tan parecida, que necesitaba de un especialista muy avanzado para llegar a verificar la...

“La calle” en una democracia, pertenece a toda la ciudadanía

En el mundo de la política siempre han existido palabras míticas que parecen por sí solas querer representar lo más profundo de la verdad y la legitimidad pública, legal y moral; la calle" es...

Por encima de las nubes

Recuerdo el primer viaje que hice en avión hace ya muchos años, fue de Pamplona a Madrid después de los sanfermines; echando cuentas me salía más barato, novecientas pesetas, porque me daba tiempo a...