Salones Epilogo

comunicacion

“Hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad”, recitaba D. Hilarión en la Verbena de la Paloma a finales del siglo XIX. No se lo podía ni imaginar este personaje zarzuelero. Y  es que por delante se abría el gran canal que iba a precipitar ese gran caudal del conocimiento: la comunicación.


Bodegas Verum

La comunicación es la gran revolucionaria de nuestro tiempo. A diferencia de no hace muchas décadas, hoy todos podemos estar al tanto de lo que sucede en cualquier parte del mundo al minuto siguiente de haberse producido. Por ondas y cables sabemos lo que ha pasado en las antípodas asistiendo prácticamente “en directo” al hecho y esto hace sentirnos vivos, actuales, sin la sensación de quedarnos rezagados; estar en la onda de la vida más palpitante.

 La comunicación nos hace parecer que lo lejano ya no lo es, que lo difícil no lo es tanto, que lo exclusivo nos pertenece a todos. La comunicación desvela secretos, interrogantes y sobre todo hace que todos caminemos de manera más acompasada.


DipuCR – Sabores del Quijote

Pero toda revolución plantea un reto, un desafío, una meta. Todos sabemos más y esto nos obliga a pasar de ser meros receptores del saber a ser emisores activos de comunicación positiva y moral sobre todo con los que nos rodean. Porque hoy no deja de producirse esta curiosa paradoja: lo lejano es fácilmente abordable mientras lo cercano nos resulta cada vez más inaccesible. Y es que lo lejano no nos compromete, pero lo cercano…¡qué molesto nos resulta muchas veces!

Fermín Gassol Peco

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here