Después de una noche en vela, Antonio atraviesa Roncesvalles:

«No voy a escribir nada de esta etapa, porque no encontraré adjetivos, pero es la primera vez que cruzo una cordillera con sustantivos: la niebla, las hayas, los valles, el frío… y las piernas, que cuando no van, no van».





Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre