Caminando tres horas bajo la lluvia, a Antonio se le ha metido el agua hasta en los bolsillos. Trece kilómetros como fantasmas, sombras jorobadas de colores casi imperceptibles.

«Es verdad que tendré que pasar, quizás, por situaciones más difíciles, pero también es verdad que no estoy preparado para esto».







 



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre