De San Xulián do Camiño a la Posada de la Salceda

Resulta que uno de los lugares más encantadores se convirtió por la noche en una pesadilla. Picores, desvelos y ronchas.



A las 6:30 Antonio inicia el camino con una linterna en la cabeza… Se desquita en La Salceda.









Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre