De Burgos a Hontanás.



Tras una buena noche, a madrugar, saliendo de Burgos sin salir el sol. Bien pero sin euforia.

Desayuno en Tardajos. Pasan más ciclistas que otros días. Antonio adelanta a varios peregrinos:



—¡Buen camino!

Antonio piensa en la Semana Santa, en los suyos, en los trigales… En Hontanás siesta. Se está bien.







 



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre