El vermú (o vermouth) es un vino especiado muy típico de los países de la Europa mediterránea. Cuenta la leyenda que fue el médico griego Hipócrates quien lo inventó allá por el siglo V AC, por lo que durante siglos se le llamó “vino hipocrático”. No obstante los antiguos griegos, así como los fenicios y romanos maceraban el vino con hierbas, miel y resinas, con la intención de que éste no se estropease durante los meses de estío o los viajes por el Mediterráneo. No obstante fue a finales del siglo XVIII cuando el vermú, tal y como lo conocemos hoy, se empezó a consumir y a producir.

Hay dos tipos de vermú: El blanco y el rojo. El blanco es de origen francés, y el rojo de origen italiano. El blanco es seco, y el rojo es dulce. Aquí en España solemos consumir el vermú rojo para el aperitivo, y de hecho a llegado a formar parte de nuestro lenguaje, a la actividad de tomar el aperitivo antes de la comida le llamamos tomar el vermú. Nosotros solemos tomarlo mezclado con agua de seltz o sifón.



Hoy os voy a dar una receta para que hagáis vuestro propio vermú rojo. Las hierbas podéis ponerlas a vuestro gusto, pero la más importante es el ajenjo, el cual podréis encontrar en los herbolarios.

INGREDIENTES

  • 6 Litros de vino tinto
  • 2 Litros de vino tinto crianza
  • 1/2 Litro de vino oloroso
  • 1/2 Litro de aguardiente de vino
  • 2 Litros de mosto (vale de tetrabrick)
  • 40 gramos de ajenjo
  • Una cucharada de pimienta blanca
  • Una cucharada de cardamomo
  • Una cucharada de cilantro
  • Una cucharada de nuez moscada
  • Dos cucharadas de hierbas provenzales
  • Una cucharada de semillas de hinojo
  • Una rama de tomillo
  • Una rama de romero
  • Tres bolsitas de manzanilla
  • Dos cucharadas de clavo
  • Una rama de canela
  • Unas hojas de salvia
  • Pétalos de rosas y flores de azahar
  • La cáscara de tres naranjas
  • Un puñado de fresas o frambuesas

ELABORACIÓN

En un recipiente grande poner el aguardiente y el vino oloroso. Meter todas las hierbas, flores y frutas en una bolsa de tela e introducirla dentro para que macere. Tapar el recipiente, y voltearlo dos veces al día durante dos semanas. Pasadas las dos semanas  agregar entonces el mosto, y dejar macerar durante una semana más, repitiendo el volteo dos veces diarias. Pasada la semana, añadir todo el vino. Durante una semana seguiremos volteando una vez al dia, después dejaremos la mezcla reposar durante dos semanas. Luego extraeremos la bolsa de tela con las hierbas, y dejaremos reposar la mezcla tres semanas más. Si tuviese muchos posos lo podemos filtrar. Lo embotellamos y ya está listo para tomar.

Marida con todo tipo de aperitivos, aparte de las aceitunas, va muy bien con las gambas rebozadas o al ajillo, croquetas, brochetas de carne o pescado, calamares a la romana, o cualquier tipo de bacalao, así como todo tipo de frituras.



BON APETIT



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre