hospital

Me va a perdonar que no me dirija a usted introduciendo un cordial saludo, ni, tan siquiera, un formalismo que, por cortesía y educación, debiera observar en trance como el que me (nos) ocupa.


Virgen de las Viñas

Me va a perdonar, asimismo, que no pueda interpelarle de un modo más claro, refiriéndome a usted con una mayor especificación de sus funciones, pero es que desconozco, incluso, si mi carta debiera de estar dirigida a un solo destinatario o a una colectividad (en el fondo, asumo perfectamente que mi reproche –verá que esta misiva, como la mayoría, aúnan nostalgia y dolor- cuenta con varios responsables directos pero, de ellos, no espero complicidad alguna).

Sí de usted… y ansío no errar en mi deseo.


Selfietour – oferta Balneario Jerte

Hace ya unos años que, noche tras noche, usted (ese usted que quizá sea coral) me ilumina cuando el crespúsculo se cierne y me embellece de un modo atildado y grandilocuente, como faro referente en la oscuridad que siempre presagia tribulaciones y temores.

Y yo, coqueto, me dejaba hacer, al principio, porque el piropo convoca en el interior de uno una sensación que transmite importancia y validez a partes iguales.



Pero hete aquí, amigo iluminador, que, de un tiempo a esta parte, cada noche me duele más su acción porque, por tradición familiar, me educaron en el respeto a la transmisión de la verdad. Y, cada noche, cuando usted aprieta ese interruptor, me siento fallar, con el mayor dolor de lo más profundo de mi alma, a todos mis vecinos y los de mi región… y nada más lejos de mi intención (porque me gusta caminar ajeno a oropeles que no me corresponden).

Y, por eso, y por respeto al de todos los profesionales que acojo (que hacen una labor maravillosa con los medios que les proveen), le ruego que no vuelva a encender ese rótulo. Bueno, y por mejor decir, que se sirva en arrancar esas malditas letras de “General” que flanquean lo de “Hospital” y “de Tomelloso”… porque duele engañar en temas tan serios como la salud (y esta frase, si se la aplicaran otros, dejaríamos de recibir citaciones para pruebas médicas con varios años de dilación o abonando ambulancias para ser atendidos en clínicas privadas de otras poblaciones).



Por todo lo anterior, por mi descreimiento con aquéllos que llenan su boca y parlamentos de ampulosas palabras, le pido a usted, amigo, igual paisano y paciente, que no colabore con esta patraña y que, con su granito de arena, contribuya para hacerme, alguna vez, en “General” de verdad.

Y usted disfrutará, entonces, iluminándome…


MANCHATEL – Fibra orange proximamente…

Y yo me sentiré en verdadera paz.

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here