Salones Epilogo

gorra coronel

Ilustrísimo Coronel:


Virgen de las Viñas

Ruego al Altísimo que a la llegada de ésta se halle usted en la tranquilidad y sosiego que propicia el deber cumplido y una larga vida observada con lealtad y honor (que, en el lenguaje de aquéllos que compartimos principios por muchos hoy olvidados, es el mayor de los reposos y victorias).

Le importuno en su descanso con estas líneas ahora que se cumplen cincuenta años de su fallecimiento y temiendo que los que debieran no sean capaces de honrar su memoria como ésta merece.



Pocos recordarán (conoce usted de los caminos inextricables por los que deambula la memoria) sus gestas en la guerra de Cuba, formando parte del Regimiento Toledo número 35 que participó en la confrontación violenta entre 1895 y 1898, con episodios destacados como las acciones de la Loma del Gato, Puerto Muralla o Guantánamo.

En dicha contienda, y según las fuentes de la época, usted salvó de una muerte segura a su Jefe de Unidad (que había sido herido de importancia), consiguiendo arrastrarle fuera de la línea de combate, cargando con su maltrecho superior y poniendo en riesgo su integridad para salvar la de su Jefe (ejercicio gregario y de cumplimiento de las órdenes hasta superar la máxima exposición).


DipuCR – Sabores del Quijote

De aquellas batallas se trajo usted, además de la gloria (interior) del trabajo bien elaborado, una más que inoportuna herida de guerra en la pierna derecha que (debido a la carencia de tratamientos adecuados en los sanatorios cubanos y la tardanza en atender su solicitud de regreso a España) le obliga a pasar varias veces por los quirófanos nacionales, sin que las artes de los galenos sirvieran para que se recuperara la utilidad del citado miembro.

Nadie podría poner en tela de juicio su buen hacer en lo militar (donde fue nombrado en 1956 el grado de Coronel) y su valentía en el campo de batalla (como atestiguan las diferentes condecoraciones ganadas con hombría y templanza, tales como las Medalla de Guerra por la campaña de Cuba y la de homenajes de los Reyes a los supervivientes de la misma, la Cruz y Placa de San Hermenegildo o las dos Cruces del Mérito Militar).


Dipu CR – Aniversario Edificio

Sin embargo, hoy, coincidiendo con el aniversario dorado de su fallecimiento, me permito dirigirle estas líneas por el gesto que, a buen seguro, más le honra. Me refiero al consistente en renunciar (en sendas ocasiones) a ocupar el puesto de Alcalde de Tomelloso, rechazando la propuesta efectuada desde los órganos de gobierno de la dictadura de Miguel Primo de Rivera.

Ese comportamiento, separando (con una línea clara) lo militar de lo político, le honra y le alza, en uso de unos principios que, como le decía, mi Coronel, se echan en falta en épocas como las que ahora vivimos (y sufrimos).


Dipu CR – Aniversario Edificio

Quizá ese talante conciliador y de hombre de armas (con una rectitud que lleva la obediencia al extremo), apartado de la siempre esquiva e interesada política, fue el que le sirvió parar salvar su vida cuando, en los inicios de la Guerra Civil se pretendió su fusilamiento y sus propios vecinos le defendieron para que tan injusta actuación no se llevara a cabo.

Sabe, mi apreciado Coronel, que le guardo respeto y estima y le considero un referente.



Le recuerdo en esta fecha tan señalada.

Suyo, y leal, siempre.


MANCHATEL – Fibra orange proximamente…

El conductor del coche escoba

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here