Salones Epilogo

10085238113_d8b3057d41_b

Estimados señores:


Bodegas Verum

Sirvan estas (necesariamente) breves líneas para trasladarles mi más sincero reconocimiento y gratitud por el trabajo que, de un modo profesional y calmado (como han de ejecutarse todas las empresas), vienen desarrollando en el mundo de la imprenta local.

Cuando su empresa ha superado la tres décadas de camino (dirigiéndose a un nada desdeñable trigésimo tercer aniversario [palabras mayores con las que han ido cayendo en el ínterin que inicia cómputo en la ya remoto año 1992, concretamente un 14 octubre]), los objetivos de progresión y evolución de GRÁFICAS TOMELLOSO, se ven más que satisfechos si se atiende al hecho de su creatividad innovadora, juventud, dinamismo de calidad y compromiso con la sostenibilidad.



Su andadura, comandada por Patricio y Ángel en el inicio, les llevó a abandonar sus aventuras profesionales en la capital para situar su proyecto en Tomelloso, apostando, de modo indubitado, por el desarrollo local y confiando en las gentes de nuestra localidad. Buena muestra de ello es que, apenas con un año de antigüedad, el más joven de la saga, Julián, también se incorporaba a una empresa que no ha perdido, durante su crecimiento y apogeo el marcado carácter cercano y familiar.

Indicador inmejorable del reconocimiento al trabajo desempeñado durante estos años son los títulos de “Jóvenes Empresarios” (en el año 1998) y de Viñadores (allá por el año 2007) que Tomelloso ha concedido a su empresa, subrayando lo acertado y exigente de su singladura.


Dipu CR – Aniversario Edificio

Ustedes, que como buenos emprendedores han sabido superar los límites y barreras de las fronteras, y han dedicado sus mejores esfuerzos para equipar su imprenta con las más modernas máquinas y herramientas, sabrán entender que alguien como quien esto escribe (más ducho en romanticismos antediluvianos) les dirija esta carta para apelar a su lado más sentimental (para que aborden una tarea impregnada del mismo cariño e ilusión que asumo Gutenberg atesoraba en sus talleres de impresión al comienzo de su afamada existencia).

Se trata, queridos amigos, de que, con el respaldo institucional necesario, se sirvan ustedes en reimprimir las ediciones de “El Obrero de Tomelloso”, la publicación de D. Francisco Martínez Ramírez, haciéndola accesible a nuestros paisanos y ayudando a trasladar (función básica de la imprenta) su conocimiento y amor por la ciudad (trufado de un carácter emprendedor de los que ustedes son claros exponentes) por todos los rincones.



Conozco que mi ruego requiere del apoyo y la confianza de los gobernantes, para el libre acceso y difusión de las obras de nuestro ínclito y proverbial vecino, pero, en estas épocas de necesario cambio, donde ha de imperar el talante y la comunicación entiendo que no habrá de ser tal coyuntura obstáculo insalvable.

Me despido con el mayor de mis agradecimientos y reconocimientos por su intachable trayectoria.



Les deseo la mejor de las suertes en lo que reste (y que sea prolongado y hondo).

Fuerte abrazo, hermanos.


Hidymec

El conductor del coche escoba

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here