Salones Epilogo

caseta felix

Mis queridos muchachos.


Virgen de las Viñas

Son ustedes unos auténticos héroes por una circunstancia en la que la vida (y el carácter desaprensivo de los políticos de turno) les ha colocado (sin su concurso, ni su voluntad [la existencia suele jugar así, sin preguntar, sin pedir, ni tomar, consejo]).

Que, en pleno siglo XXI, a unos tiernos infantes (como ustedes) les sitúen en unas casetas prefabricadas (barracones), en mitad de una pista de pruebas de auto-escuela, en condiciones poco menos que infrahumanas (con humedad, mal aislamiento, etcétera) para recibir sus clases y tomar la instrucción educativa, es un ejercicio de mala gestión política y de evidente falta de tacto (humano [algo que, a los mayores, viniendo de nuestros representantes electos, no debería de resultarnos ni extraño, ni ajeno]).


Vinicola Inline

En cualquier caso, la experiencia que (lamentablemente) están ustedes viviendo, les forjará su carácter, porque, con el tiempo, entenderán que su sufrimiento (y la dejadez y olvido que [parte de los políticos] han tenido para con sus penurias) les habrá hecho más maduros e íntegros.

Que la labor que sus padres, el AMPA y los profesores y claustro del Félix Grande están llevando (con sus quejas y reclamaciones, con sus manifestaciones y propagación informativa) haya servido para hacer notorio, a nivel nacional, una coyuntura que se prolonga por más de cinco años, es de un carácter digno de elogio (sobre todo por ejemplificar el recurso a las actuaciones democráticas ante una tesitura que, posiblemente, invita a otros medios de menor cortesía [teniendo en cuenta que se habla de la salud y formación de niños]).


DipuCR – Sabores del Quijote

Por eso, ustedes, queridos alumnos, los que realmente se ven obligados a recibir la carga docente en una estructura con el cableado a la vista, bajo la influencia de la humedad y con la caja de resonancia de un cubículo que no es apropiado para tales menesteres, son los que habrán de recordar esta experiencia para, en el futuro, actuar en consecuencia y mantener un espíritu crítico y luchador.

¿Acaso piensan, mis jóvenes amigos, que si nuestros políticos tuvieran que renovar sus sedes o contarán con problemas de espacio para ejercer sus funciones, estarían, durante cinco años, en unos (insalubres, inhóspitos y malditos) barracones?


DIPUCR – Tu mejor compra

Desconfíen, pequeños, siempre, del poder. Y, aunque ahora (en estos años), les hayan arrebatado la posibilidad de cursar sus estudios con normalidad, no olviden que ellos (los que mandan, de cualquier modo) se encuentran en tal posición porque así lo definimos (y deseamos) los ciudadanos y que ellos (los poderosos, los políticos) se hallan en deuda (de responsabilidad) con nosotros (los ciudadanos, los que votamos, los que contamos con soberanía popular).

Si gustan, entreguen esta carta a sus padres y a sus profesores, mírenles a los ojos y pídanles, únicamente, responsabilidad (transmítales mis ánimos para lo que, a buen seguro, será una cruenta lucha).


DipuCR – Sabores del Quijote

Y condúzcanse, siempre, por los caminos de la libertad. Duden, actúen, equivóquense, pero sean ustedes.

Un abrazo (y mucha fuerza y valentía [a sus padres y profesores, también]).



El conductor del coche escoba

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here