Salones Epilogo

residencia feria

Mis muy queridas Hermanitas:


MANCHATEL – Fibra orange proximamente…

Conviene que no personalicemos en estos casos. Conviene, me atrevo a decir, que mi nombre quede postergado en la nebulosa del concepto global y que estas letras se dirijan (se refugien) a ese colectivo solidario que ustedes encabezan y que, desde tantos años, viene ejerciendo una impagable labor de atención y cuidado de los mayores (y más desamparados) en nuestra ciudad (y tantos lugares del Mundo).

Desde ese año 1881, en el que el Gobernador Civil informó al Ayuntamiento del deseo de la Orden de radicarse en la ciudad, y en el que, atendiendo la solicitud que ustedes efectuaron al, por entonces, Ministerio de Justicia y Gracia, el pueblo de Tomelloso se avino a acogerlas, la tarea que han venido acometiendo es digna del mayor de los elogios y demuestra, en difíciles momentos como el actual (en el que, debido a la crisis económica y financiera, las familias cuentan con menor capacidad para dedicar a sus mayores el tiempo y las atenciones que éstos merecen), la grandeza del ser humano y su capacidad de sacrificio y entrega para los demás (pero qué les vamos a contar a ustedes, Hermanitas, que durante ocasiones más cruentas que las actuales, ya se vieron obligadas a postular por la ciudad y por los campos, implorando la caridad y ayuda necesaria para sobrevivir [cuando sobrevivir significa llevar un puñado de pan a una hambrienta y necesitada boca]).


DipuCR – Sabores del Quijote

Independientemente de su credo y sentir espiritual, cuyos cimientos pusieron Santa Teresa Jornet y Saturnino López Novoa, y que tantos se atreven a criticar (obviando que si ya el hombre no es quien para entrar en los devaneos de sus semejantes, menos aún cuando éstos se sitúan en los linderos del trato con la creencia en deidades) hoy, mis palabras de agradecimiento se fundan en el ejemplo que, con su denodado trabajo diario, nos ofrecen a todos.

Por Tomelloso, encabezando el gobierno de la Residencia de ancianos San Víctor, que se alza (monumental) en la calle de la Feria, han pasado inolvidables mujeres como la Madre Encarnación, la Madre Ignacia, la Madre Purificación, la Madre Eulalia, la Madre Ana María o la actual Madre Carmen, que, con su trabajo, han enseñado (calladas, ajenas al ruido mediático), que construir un mundo mejor es posible (y que esas actuaciones suelen comulgar [la palabra viene más al pelo que nunca] con actitudes alejadas del protagonismo y el reconocimiento).


Selfietour – oferta Balneario Jerte

Además, fruto de su trayectoria, ustedes han hecho crecer el sentimiento de solidaridad entre diferentes miembros de la sociedad tomellosera, ya sea adoptando el firme compromiso de integración en la Congregación, o, en su caso, colaborando con su intachable empresa (la situada en los confines más lejanos de lo mecantil).

Continúen con su camino, Hermanitas. Mantengan esa capacidad de asombrarnos con su dedicación y esfuerzo. Persigan demostrarnos, como durante tantos años ya vienen haciendo, que el ser humano se completa cuando se entrega por entero (olvidándose de su individualidad y renunciando en el yo por el otro).


Hidymec

Todos les estamos (y lo seguiremos) eternamente agradecidos, reconociéndonos incapaces de alcanzar su grado de firme responsabilidad y empeño.

La caridad de Tomelloso

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here