vuelta a españa

Mi querida prueba.


Bodegas Verum

Recuerdo aquel 5 de mayo de un (ya lejano) 1982, en el que los integrantes de su serpiente multicolor se enfrentaron a una disputada contrarreloj entre mis calles y las de la vecina localidad de Campo de Criptana.

Fue una edición que acabaría ganando, en la carretera, Ángel Arroyo (en aquel momento enrolado en el equipo Reynolds), y que, posteriormente, y debido a un positivo en el control antidopaje (sancionado con 10 minutos en la clasificación general) fue a parar al vasco (de Bérriz) Marino Lejarreta.


Selfietour – oferta Balneario Jerte

Arroyo fue quien también se alzó con la victoria en aquella cronometrada, que constituía el segundo sector de la decimoquinta etapa, con una diferencia de 4 segundos sobre su compañero de equipo, Julián Gorospe, y 23 segundos sobre el belga Michel Pollentier (en la mañana, con llegada en la calle D. Víctor Peñasco [también conocida popularmente como de la Feria]), el belga Eddy Van Haerens (del equipo Safir) se adelantó al velocista Eddy Planckaert y a Benny Schepmans, que completó el triunvirato belga de sprinters en el sector matinal).

Tuvieron que pasar bastantes años, en concreto veintitrés, hasta que los ciclistas volvieran a pisar mis calles. Bueno, más bien, su extrarradio. Fue en la disputa de la edición de 2005 (con su calendario ya modificado a finales de agosto), en una etapa que se celebró el 30 de agosto (coincidiendo con la semana grande del municipio) y que tenía como final la población de Argamasilla de Alba (que venía asumiendo los festejos del IV Centenario de la publicación de El Quijote).


DipuCR – Sabores del Quijote

En la meta, se impuso el italiano Alessandro Petacchi, un velocista que lucía los colores del Fassa Bortolo y que alzaría sus brazos en cuatro líneas de meta más, además de hacerse acreedor del maillot por puntos en Madrid (en una ronda que tuvo como vencedor al bejarano Roberto Heras del Liberty [contar los avatares judiciales de ese maillot oro sería prolijo puesto que un positivo del escalador español hizo que el entorchado se trasladara al ruso Dennis Menchov, aunque, tras miles de recursos, la justicia ordinaria devolvió el título a Heras, por mor de una serie de déficits en las formalidades del análisis. Si ustedes visitan hoy el palmarés de la Vuelta, aún esa edición consta para el de Oriol, Rusia]).

Podrá entender, usted que es una de las tres grandes pruebas por etapas del concierto internacional, que para mí, volver a tenerla por mis vías (que son las venas de una ciudad) es el más grande honor que jamás pudiera (re)vivir.



Extraño (ahora que su maquinaria y caravana atraviesa la geografía española en la canícula estival) el apasionado rodar de sus corredores por mis calles. Sepa que me entrego entera, como siempre he hecho, en favor de sus auténticos “forzados de la carretera” (haciendo buena la definición del gran Albert Londres en su recopilación de narraciones del Tour de Francia de 1924).

Sé, en todo caso, que no es usted (solo) quién ha de procurar este debido retorno y que los gobernantes municipales han de poner también de su parte, en una actuación simbiótica que a todos beneficia (en especial, por el empuje que para el turismo podría suponer para Tomelloso).


Dipu CR – Aniversario Edificio

Suerte en lo que queda de esta edición, mi querida Vuelta.

La espero, con cariño y emoción.


DipuCR – Sabores del Quijote

La ciudad de Tomelloso

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here