Salones Epilogo

Bicis

Mis muy queridos amigos.


Virgen de las Viñas

Igual ustedes no entienden que sea yo quien me encargue de redactar esta carta en la que (les) elevo una súplica que espero atiendan, ordenando lo oportuno para su efectiva ejecución.

Vaya de antemano que conozco lo complicado de mi sueño, pero, como casi siempre, la suficiente experiencia (y el bagaje) que conceden los años suelen servir para franquear ese dudoso obstáculo que se llama miedo (y que se encarna, de modo esencial, en la altura del concepto “imposible”).


MANCHATEL – Fibra orange proximamente…

Además, creo que me sostienen razones de peso para que mi voz, hoy, sea escuchada.

La primera de ellas es la historia. La que reza que, desde antiguo (y especialmente coincidiendo con la celebración de la Feria y Fiestas), por mi asfalto ha rodado lo más ilustre del pelotón (en competiciones en pista que congregaban a las más brillantes figuras del concierto ciclista internacional). Así, por ejemplo, entre los grandes campeones españoles, el Águila de Toledo (Bahamontes, primer español que obtuvo el Tour de Francia), Dalmacio Langarica (que ganó la Vuelta a España del 46), Fernando Manzaneque (vencedor de etapas en Vuelta y Tour), Bernardo Ruiz (campeón de España en ruta y ganador de la Vuelta del 48) y, entre los esforzados de la ruta internacionales, descuella el italiano Fausto Coppi (con un palmarés tal que su elenco nos llevaría a dejarnos más tiempo del necesario).


DipuCR – Sabores del Quijote

Y, la segunda, la más que profusa (y entendida [también extendida]) afición que el deporte de las ruedas sin motor concita en Tomelloso. La misma que se apiñó, el 28 de octubre de 2000, y a iniciativa del profesional Francisco Cerezo, por última vez, en mis terrenos. Aquella tarde, otro hombre que ganaría un Tour de Francia, Carlos Sastre, me recorrió junto a otros grandes exponentes del ciclismo nacional como Óscar Sevilla, Quique Gutiérrez, el malogrado Vicario, el vasco Roberto Laiseka, Manolo Beltrán, Eladio Jiménez, Dani Clavero, Coque Uría, Eleuterio Anguita, David Arroyo o Rafa Díaz Justo.

Por eso, por mi historia y por la satisfacción y orgullo que proporciona este tipo de competiciones, reclamo que se haga un esfuerzo para devolver el colorido y la emoción de una prueba de puntuación en mis dominios.


DipuCR – Sabores del Quijote

Como aquéllas de los años cincuenta o como la más reciente promovida por Cerezo, que atraiga la ilusión a los más jóvenes y haga rememorar, a los más viejos del lugar, los instantes de prestigio y calidad pretéritos.

El ciclismo y Tomelloso se lo merece.


DipuCR – Sabores del Quijote

Confío (plenamente) en ustedes.

El velódromo del Estadio Municipal de Tomelloso (que también reclama que se llame Estadio Francisco Gálvez)

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here