Salones Epilogo

Jose Maria Arcos recita a Neruda en Tomelloso por una buena causa

Querido José María:


Virgen de las Viñas

Me duele escribir esta misiva sabiendo que, ahora, los de abajo no tienen la suerte de contar (y disfrutar) con tu magistral capacidad dramática.

Todavía no me hago a la idea de que, en aquel desafortunado accidente (del que va a cumplirse un insano y fatídico aniversario), tu voz, tu impronta, se perdiera de la faz de la tierra con esa rapidez que demuestra (recuerda) al ser humano su insoportable levedad (que diría el bueno de Milan Kundera).


DipuCR – Sabores del Quijote

Quisieron los infortunios que la muerte te encontrase a la vuelta de uno de esos eventos teatrales locales a los que no dejabas de apoyar y animar; una más de entre esas múltiples iniciativas que forjaban tu leyenda y que prestigiaban a quienes se unían a ti en el siempre elogiable camino de la creación.

Se hace extraño pensar que tus paisanos, los tomelloseros, se puedan acostumbrar a olvidar tu imagen subido a tu bicicleta, siempre con una sonrisa en la cara, siempre con una intuición creativa pendiente de materializar, como el soñador que camina tras el susurro y el murmullo de las musas.


MANCHATEL – FIBRA ORGANGE INLINE

La historia ha permitido valorar, en su carácter esplendido, el trabajo que realizaste con el grupo PATHOS y, asimismo, en tu rica pléyade de actuaciones como rapsoda, declamando poemas que conseguían erizar las sensibilidades más calmadas.

Ahora, han vuelto a sacarnos a la luz, con la reedición de “La historia gris”, una recopilación de cruentos (por negros) episodios de la vida de Tomelloso y sus alrededores.


Dipu CR – Aniversario Edificio

Narrados sin alharacas y con el carácter directo del que ha investigado más que lo suficiente para convencerse de que la realidad (su crueldad, su fatalidad, su devenir) no merece mayor ornato (¿qué nos vamos a contar?).

A mí, de quien recuperaste mi asesinato a manos de “El Migas” (por el que fue condenado a catorce años, ocho meses y un día de reclusión temporal) en la (muy luctuosa) narración titulada “Muerte en el camino”, se me hace cuesta arriba asumir que la fatalidad nos visite (casi nunca creemos que la muerte bailará con nosotros)… pero creo que éste es un momento tan válido como cualquier otro para recordar la alargada sombra que has dejado, la vaciedad de estas mañanas de nieblas y hielos en las que tu bicicleta ya no deambular por Tomelloso contigo a sus lomos.


Hidymec

Se te extraña, José María (mucho).

Revienta (jode) que se vayan los mejores.



Suerte.

Tu amigo el “Chaval”, Agustín Moreno González.

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here