Salones Epilogo

pepe torres

Estimado José Ángel:


MANCHATEL – Fibra orange proximamente…

Quien esto escribe entiende (y lo ha hecho siempre) que las despedidas se acompasan mejor con los silencios que con las palabras y que los dolores (en especial aquéllos que no hemos elegido) se digieren más (humanamente) cuando hallamos el reposo y el descanso de la pausada y silente reflexión (no en vano el ruido es compañero inseparable de la fiesta, mientras que los funerales inesperados mezclan, indudablemente, con el mutismo).

Asumo que estará usted habitando unos días complejos, complicados y, a buen seguro, altamente dolorosos, ante la desaparición del emblemático local conocido como la Pantera Rosa (a fe que las imágenes publicitadas con el derrumbe de las instalaciones provocan, en aquéllos que tuvimos la ocasión de conocerlo en pie, un pánico desolador).


Hidymec

Le aprecio, de un modo especial, porque usted luchó por un ideal y lo escenificó (tanto desde un punto de vista personal como empresarial) en una sociedad (y un entorno) que, de un modo más que patente, no estaba preparado para admitir una realidad que se alzaba (pobres, brutos) no solo como diferente, sino como peligrosa, pecaminosa (ay, Dios, tu hijo que se hizo rodear de todo el mundo y sus fieles aún empeñados en separar vigas y pajas) y desviada.

Los más de treinta años de vida de la Pantera han servido para que se promuevan libertades, se reconozcan derechos y se normalice lo que, todavía andado el Siglo XXI, para muchos es motivo de burla (cuando no de soez y repulsiva violencia [como desgraciadamente usted hubo de sufrir, señor Torres]).


MANCHATEL – Fibra orange proximamente…

Usted que luchó contracorriente se hubo de enfrentar, en muchas ocasiones, a la tozudez (y estulticia [como cuando cambió el nombre de la Pantera a Spermula y los profanos le colocaron una “u” suplementaria para adecuarlo a su cortedad de miras]) de otros que no sabían apreciar la validez de lo existente (que no diferente). Usted, Sr. Torres, sabrá cuántas noches habrá clamado por justicia (que la igualdad, las más de las veces, no es remedio suficiente).

Bien sabe, amigo, que abogo por dejar de mirar al pasado (salvo cuando es para reconocer una actuación loable [como la suya]) y que estimo que nuestra vida solo sirve si mantenemos constante la conducta y las ansias de seguir construyendo las propias iniciativas y proyectos.


MANCHATEL – Fibra orange proximamente…

Sea como fuere, y aunque las piedras y estructuras de su local no hayan podido resistir la anónima embestida de las palas y demás utillajes de construcción, puede usted estar bien seguro que la memoria fértil de libertad y respeto que encarnaba la Pantera Rosa no va a caer en olvido en nuestra localidad (y que su ejemplo será siempre recordado por los que se acerquen con ojos críticos [pero respetuosos] a la sociedad tomellosera).

Suerte y larga vida.


AMFAR  – Fin de Año

El conductor del coche escoba

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here