Carta a Julián Ramírez Cardona

Dirá usted, y no sin cierta cordura (y razón), que cuál es la razón que me mueve a escribir, ahora, y traer a colación el luctuoso suceso del crimen que usted llevó a cabo el día de Navidad de 1976 en Valencia.

Carta a Francisco Javier Cerezo

Van a cumplirse, ahora, once años desde que colgases la bicicleta (al menos desde un punto vista de competitivo) y permitieses que el ciclismo, que es un modo de entender la vida (un sufrimiento individual y anónimo), se situara en lugar un poco menos preponderante de tu vida.

Carta a la Secretaria del Ayuntamiento de Tomelloso

Me dirijo a usted con el mayor de los respetos para poner en su conocimiento, en las altas funciones que la Ley le atribuye, mi sentimiento de pesar respecto de las actuaciones que el Pleno al que usted asesora legalmente y asiste viene llevando a cabo durante los últimos años

Carta a L. Sillens (Aka J.J.Q.S)

Mi muy querido amigo: Comprenderá que, por los motivos que compartimos, y aunque en su caso con menor celo, no me dirija a usted, en esta misiva, utilizando su nombre y apellidos (y, por lo...

Carta a Ana María Martínez Losa

Estimada Sra. Martínez: Sirva esta misiva, en primer lugar, para felicitarla por su candidatura al Senado por la provincia de Ciudad Real, defendiendo los intereses del Partido Socialista (Obrero Español ). Su presencia (al igual que...

Carta a Leoncio Díaz Marquina

Querido Leoncio: Una fría mañana de domingo de marzo, de ésas en las que uno acude a comprar (madrugando) los periódicos del día y a calentar la voz musitando algunos saludos (corteses pero poco comprometidos),...

Carta de los isópteros del Ayuntamiento de Tomelloso

Nos van a permitir que escribamos unas (muy breves líneas) para aclarar una serie de conceptos ahora que, además, hemos obtenido una mínima atención pasado tanto tiempo. En primer lugar, no somos termitas. Así nos...

Carta a Álvaro Candelas

Quizá convenga conmigo en que existen escasos lugares en los que un ser humano repose a gusto fuera de su casa (e, incluso, no siempre se cumple esta primera presunción de confortabilidad respecto del hogar propio).

Carta a José Luis Albiñana

Espero que me permita el tratamiento y que, como en tantas ocasiones, me perdone la insolencia de dedicarle unas líneas que, a buen seguro, no llegarán a alcanzar la calidad que usted merece

Carta a Carlos Cotillas

Usted, quizá, no me conozca. Y, sin embargo, he soñado durante muchos y muchos años con el roce de su piel