Salones Epilogo

irwin

Mis muy queridos amigos:


Bodegas Verum

Me permitirán esta sutil licencia llegado el número cien de misivas remitidas desde aquel (no tan lejano) 28 de enero de 2014, en el que una pancarta consideró oportuno (y necesario) dirigirse al (por entonces) Alcalde de Tomelloso.

Durante estos casi dos años, lunes tras lunes, he tenido ocasión de asomarme a la ventana ofrecida por enTomelloso.com (gracias por la oportunidad, la confianza y el arrojo de dar luz a este proyecto [incluso de, en la Navidad pasada, editar un libro electrónico]) para, en lo fundamental, glosar la actuación de tantos tomelloseros que, con su esfuerzo y tenacidad, han contribuido a engrandecer nuestra localidad (a veces sin la recompensa merecida).


DipuCR – Sabores del Quijote

Cierto es, también, que fruto de una (ineludible) conciencia ciudadana (civil, vamos), en esta tribuna se ha tenido ocasión de interpelar a políticos (de todos los signos), reclamándoles una actuación más comprometida con su pueblo, y a otras personas (Secretarias de Ayuntamiento, iluminadores de Hospitales et altri) con objeto de que se “retrataran” y tuvieran un comportamiento valiente y luchador (entregado con las demandas de Tomelloso).

Muchos de ustedes no me creerán (lo cual respeto), pero no me movió ningún interés partidista (es más, dudo mucho que ninguno de los encartados, de todos los partidos, hayan recibido con gratitud sus respectivas comunicaciones [hay supuestos en que tengo constancia expresa y otros en los que casi hubo de mediar *frente a quien esto escribe* denuncia ante organismos competentes… afortunadamente, la sangre no llegó al río]), ni, por sentado, de índole personal (algunas personas mostraron su enfado por mis palabras como Conductor).


MANCHATEL – Fibra orange proximamente…

Por alguna extraña razón (que no entiendo a adivinar) determinadas Cartas en las que se imprimió (por mi parte) una gran carga emocional pasaron (prácticamente) desapercibidas (la del Bibliotecario del Casino o la del Coronel Vicente Lomas) y otras, que a mi humilde juicio no alcanzaban una gran presencia, concitaron una atención más que inusitada (y aquí comprenderán que me reserve la facultad de no efectuar un elenco de las mismas; ustedes son los jueces inapelables y no seré yo el que me arrogue competencias para juzgar su siempre respetable favor o desgracia para con mis textos).

Desde este púlpito cibernético me tuve que enfrentar a situaciones dolorosas (componiendo notificaciones a personas cercanas que habían fallecido de manera trágica, como Jesús Úbeda, Francisco José Chacón o José María Arcos Funes) y otras no muy amables (dirigiendo mis palabras a personas afectadas por las injusticias o los tratos más despectivos [a ellos mi mayor apoyo y solidaridad]). Es la vida, quien quiera esconderse puede hacerlo, entre los oropeles y el agasajo (pero no encontrará mi respeto).



No obstante, he disfrutado (pequeños goces humanos) cuando las peticiones esgrimidas en las Cartas Imposibles han sido atendidas y así, por ejemplo, he visto ondear la bandera de España en nuestros Juzgados de la calle Pintor Francisco Carretero y colocar el semáforo en el cruce del cementerio, rectificar a la nueva Alcaldesa con la integración del Partido Popular en la Junta de Gobierno Local, el Club Balonmano de Tomelloso recibió la subvención que le había sido incorrectamente denegada, los alumnos del Félix Grande abandonaron sus (inexplicables) casetas prefabricadas o, especialmente, se ha reavivado la moción para que el Estadio Municipal se llame (de una vez por todas) Francisco Gálvez. Es el rédito más relevante (crematístico no existe por mis colaboraciones) que obtengo de estos párrafos que les lleguen a ustedes de un modo impersonal y telemático.

Obviamente, multitud de mis súplicas han caído en saco roto, pero ello no implica que vaya a olvidarme de ellas (en especial de aquélla en virtud de la cual nuestro Alcalde Honorario a Perpetuidad es el otrora Generalísimo Francisco Franco). Créanme, asumo el firme propósito de continuar luchando por aquello en lo que creo.


Hidymec

Sea como fuere, he intentado, durante estos años, no alejarme de la ciudadanía de Tomelloso, recuperando figuras que, desempeñando labores cuasi anónimas, conforman la más que peculiar idiosincrasia de nuestra localidad (de este modo, ustedes entenderán que enfocara mis luces a gentes como el malogrado Vicente Ruiz “Tito”, Martín “El Cuco”, Ángel Grande “Polito”, Felipe Ramírez, Álvaro Candelas, Antonio Pintado,  Ricardo Alameda, Francisco Izquierdo y tantos otros que, en condiciones normales, no hubieran obtenido un respaldo mediático). Son héroes, todos, porque configuran un ideal que es muy complicado explicar con un lenguaje tan acotado.

He de reconocer que, también, gracias a la creación de este personaje (El conductor del coche escoba) he obtenido, por Twitter, la compañía y cercanía de otros observadores de la realidad tomellosera (a los que aplaudo y agradezco, también, su finura y preocupación por nuestra localidad). En especial, contraje una deuda con @licinciaurias y @Tete_course, por su (siempre) vocación participativa en los interesantes debates y en el intercambio de pareceres (larga vida, amigos).


MANCHATEL – Fibra orange proximamente…

Como podrán entender, durante este tiempo, y máxime cuando uno no existe compromiso profesional y económico que lo propicie, ha sobrevolado por mi cabeza la idea de abandonar esta exigente cita semanal con ustedes. Ahí es donde su seguimiento, sus comentarios, los agradecimientos (y las feroces críticas) que por redes sociales o a la dirección de elconductordelcocheescoba@gmail.com llegan, me alientan a continuar, porque creo, firmemente, que Tomelloso merece que le escriban (al de arriba hay también que agradecerle que, por el momento, las fuerzas [físicas y mentales] aún me soportan).

No conviene certificar compromisos, como el de alcanzar la cifra de doscientas Cartas Imposibles, que, quizá, se puedan ver (irremediablemente) truncados por avatares y vicisitudes que no se hallan en mi (entero) dominio. Con todo, quedan en la bolsa, algunas historias por relatar y buenos paisanos que han de ser objeto de mi escritura (de juntaletras).


AMFAR  – Fin de Año

Muchos de ustedes (lícitamente) se interrogarán por el motivo de que decidiera esconder mi identidad bajo este pseudónimo y que, ya transcurrido este largo tiempo, mantenga tal determinación. Ni hubo justificación al principio, ni existe a día de hoy… pero el tiempo ha aprobado una conducta que ni es novedosa, ni se encuentra bañada por ningún tipo de ánimo espurio (no saben, por otra parte, la sensación tremenda de recibir elucubraciones, de lo más variopinto, sobre la identidad de este Conductor; curiosamente, casi todas coinciden en una sola cuestión, que es varón).

Como cierto amigo músico dijo, parafraseando al poeta Benedetti, en alguna ocasión… “Todo lo anterior nos lleva a la pregunta definitiva. ¿Y si Dios fuera mujer?”.

Gracias por su seguimiento (de todo corazón).

Quien escribe como El Conductor del Coche Escoba

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here