Salones Epilogo

mercado tomelloso

Querido Mercado:


MANCHATEL – FIBRA ORGANGE INLINE

Se me hace complicado reprimir las lágrimas mientras escribo esta misiva.

Para alguien como yo se alza muy duro asumir (digerir, si la palabra no fuera tan escatológica) las imágenes que me llegan del estado en el que, actualmente, te hallas.



Pintarrajeados tus muros, profanadas tus entradas, rotas tus ventanas, desiguales los peldaños de tus escaleras, huérfano del reloj que te coronaba, prostituidos tus elementos de ornato y sumido en un abandono del que se hicieron reyes la pestilencia y los roedores. ¿Quién te ha visto, viejo, y quién te ve?

Y, con todo, lo peor es el olvido al que te han venido obligando los políticos, ésos que, ahora, cercanas las Elecciones Municipales, prestos acuden a desempolvarte y utilizarte en sus peroratas, sin que, hasta la fecha, hayan iniciado una actuación acorde con la grandeza que, durante tantos años, representaste para la ciudad.


DipuCR – Sabores del Quijote

Unos, que no descartan obviar tu esencia, proponen entregar la gestión a las manos privadas (algo que me genera honda desconfianza, y eso que, como bien sabes, mi titularidad no es pública [aunque quienes guían mis designios, al menos, mantuvieron mi insigne efigie externa, que data de comienzos del siglo pasado, y que es envidia de muchos como nosotros]).

Otros propugnan una remodelación que, respetando tu funcionalidad, te permitiría estar abierto a otros menesteres culturales, lúdicos y de ocio (sin eludir la responsabilidad pública para sufragar los costes dimanantes de la actuación).


Hidymec

Yo, desde la distancia (ajeno a cualquier interés partidista), y esperando que cualesquiera de los planes que te sobrevuelan fructifique y sirva para adecentarte como mereces, continúo sin comprender cómo (ellos, los que ahora, con grandilocuencia, te traen a sus parlamentos [y los que les precedieron en el uso de la responsabilidad pública]) permitieron, en estos años, que tu estado, en pleno centro de la ciudad, se deteriorara y desvencijara hasta consolidar en el bochornoso (e insalubre) aspecto en el que hoy te muestras (en el que hoy te han dejado, hermano).

Olvidan, todos, que tu inauguración, en el año 1932, fue un evento de proporciones inusitadas y que, celosos de tu cuidado y mantenimiento, los prohombres de la época te dieron un Reglamento (firmado por el alcalde de la época, D. Urbano Martínez, y el secretario D. José Alcázar) que, aunque afectado por el paso del tiempo, aún puede consultarse en el Archivo Municipal.


Imprenta Osuna – Navidad

Olvidan, como suele pasar a los hombres, que ellos pasan y que tú y yo, con mejor o peor cara, somos los emblemas de nuestras ciudades (por mucho que traten de olvidarnos).

Tu hermano (en la distancia).


Imprenta Osuna – Navidad

El madrileño Mercado de San Miguel

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here