Salones Epilogo

atletico

Querido Atlético:


MANCHATEL – Fibra orange proximamente…

Quien esto escribe mantiene con el fútbol una relación de intensidad como pocas otras puedan imaginarse.

Ocurre, qué nos vamos a contar, que el prodigio balompédico es capaz de generar las sensaciones más humanas (y, con ello, animales) y que, de repente, uno se descubre vociferando desde la tribuna de un estadio o llorando (ya sea desconsolada o eufóricamente) por el azar de que el esférico decida entrar en el receptáculo mallado que es la portería.


Hidymec

Vienen a colación estas líneas, querido Atlético, porque, desde hace un tiempo, usted ha conseguido revivir la ilusión del balompié en nuestra ciudad, gracias al empuje de un colectivo humano que, con un encomiable esfuerzo y tesón, ha repoblado las gradas de un, casi en la última década, prácticamente huérfano Municipal (y, reitero, continuamos clamando porque, de una maldita vez por todas, le concedan el honor de ser conocido como Francisco Gálvez).

Usted, haciendo patria de los colores verdiamarillos, ha obtenido un doble ascenso consecutivo y viene completando un arranque de campaña que provoca la envidia de otros equipos de mucha mayor tradición.



Tomelloso venía necesitando de un club en el que sus vecinos y aficionados se sintieran identificados y, ahora, nadie puede negar que las tribunas del campo se visten de fiesta cada vez que el Atlético juega en el verde tomellosero, aplaudiendo las hazañas de los suyos con total entrega.

Y es que usted, Atlético, ha obtenido la mayor de las heroicidades, que es la de despertar un sentimiento de afición que, movido por la ilusión (y que pregunten en Porzuna, por ejemplo, como aprieta una hinchada como la tomellosera cuando quiere que su once se alce con la victoria), toma sus pancartas, sus instrumentos y sus bufandas y viaja con el equipo en sus enfrentamientos fuera de casa.



No deseo personalizar este éxito (y los muchos que habrán de llegar [aunque el fútbol es ciencia inexacta e impredecible… y las más de las veces esquiva]) en nadie, porque, como usted bien conoce, el escudo y la filosofía de un club se hallan muy por encima de cualesquiera de sus directivos, plantel técnico o jugadores.

Solo me resta una doble actuación.


AMFAR  – Fin de Año

Primero, desearle suerte en todo lo que queda (y que la fortuna se alía con sus intereses para llevarle a la victoria, siempre). Y, segundo, agradecerle, de todo corazón, por las magníficas y épicas tardes que nos ha hecho pasar (espero que sean capaces de devolver a nuestro fútbol al lugar que nunca, jamás, debió de abandonar).

El conductor del coche escoba

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here