Salones Epilogo

municipal-tomelloso

Querido Tito:


Virgen de las Viñas

Cualquier otra persona hubiese encabezado esta carta con una salutación más formal pero imagino que, viniendo de mí, no te preocupará esta cercanía en el trato.

Esta tarde, mientras el partido se jugaba en el Municipal (sí, Tito, aún continúa llamándose así, por extraño que parezca), salí despedida fuera de los límites del terreno de juego y pasó mucho tiempo antes de que me reincorporaran al mismo. Estuvo incómoda, porque no es el trato que ha de recibir una mujer como yo.


Selfietour – oferta Balneario Jerte

Sigo sin comprender por qué los chicos ya no sueñan con correr la banda y recoger las pelotas que salimos del campo. Es cierto que la televisión de pago ha programado partidos para todas las horas desde la tarde del viernes y hasta la noche del lunes y que, de un modo u otro, el fútbol local ha perdido ilusión (o, al menos, así lo entiendo yo).

En nuestro pueblo, ahora, hay dos equipos. Uno de ellos, el Tomelloso Club de Fútbol cuenta en su alineación con muchos jugadores extranjeros y, últimamente, ha de hacer frente a una importante disensión interna. Se hallan clasificados en la mitad de la tabla de la Primera Autonómica Preferente.


DipuCR – Sabores del Quijote

El otro, el Atlético Tomelloso, ha efectuado una fuerte apuesta por la juventud y la promoción de las oportunidades de los talentos locales. Se encuentra en una categoría inferior, la Primera División Autonómica, pero, cuando juega en casa, las gradas se pueblan de aficionados que animan al equipo. Parece que este año podrían obtener un nuevo ascenso (sería todo un éxito, pues el año pasado, en su primera temporada, ya tuvieron ocasión de festejar otro).

Y, sí, Tito, como imaginarás, llevamos (demasiados) años echando de menos duelos de gran altura en Segunda División B y no se han vuelto a vivir campañas como la histórica por alcanzar la fama de matagigantes en la Copa del Rey (cuando, a doble partido, cayó el Celta, ése que aquella misma temporada subiría a Primera) o en la que se consiguió finalizar en Tercera División sin perder ningún partido.


SAT San Jose

De todos modos, Tito, mi carta era para comunicarte que echo de menos tus carreras, ésas en las que, con rapidez y prontitud, acudías raudo a por mí y me lanzabas, amablemente, a las manos del portero (local o visitante) que aguardaba tu acción para reiniciar el juego. Siempre atildado con tu maglia rosa del Giro de Italia (de aquellos dos años en los que Induráin se hizo eterno en tierras transalpinas) o, en su defecto, con aquel maillot del equipo italiano Polti, de llamativos colores amarillos y verdes.

Un romántico del fútbol, de los que ya apenas quedan.


Dipu CR – Aniversario Edificio

Porque, quizá incluso mucho antes que Diego Armando Maradona fuera capaz de sentenciar con tal elegancia (“la pelota no se mancha”), tú ya conocías la importancia de un trato delicado, ése que siempre me deparaste.

Tu amiga, que te extraña.

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here