Salones Epilogo

old-camera-lens-2-1425896-1280x850

Mi querido amigo:


Bodegas Verum

Espero que me permita la cercanía en el trato y que, durante esta carta (que a fe compongo con el objetivo de observar el compromiso de brevedad y el de agradecimiento [para con usted]) prodigaré.

Porque, estimado Paco, quiero quebrar esa ley no escrita (ya antes obviada) de que el destinatario de mi correo (ni postal, ni ordinario) sea tomellosero (aunque usted, por alguna suerte de vivencia, comulga ya, íntegramente, de esta calidad).


DipuCR – Sabores del Quijote

En este caso, además, varias (y bien fundadas) son las razones que alientan la inobservancia de ese (para nada justificado) requisito. Y me complace, en grado sumo, que haya de ser con usted.

Mi carta, querido amigo, se dirige a reconocer su labor durante este núcleo de años, en los que, gracias a su pericia y profesionalidad, se ha convertido en el notario gráfico (si es que nadie en la Dirección General de los Registros y el Notariado se enfada) de las vivencias tomelloseras.


Dipu CR – Aniversario Edificio

Todo hemos conocido de sus sabios consejos a la hora de posar para una fotografía y, además, sus hábiles manos han conseguido (con afán y calidad en el arte del retoque) ofrecer algo mejor que, incluso, el propio original (solo los artistas demuestran un atrevimiento de tal envergadura, solo aquéllos que se erigen en conocedores de poder cambiar el curso de los acontecimientos. Y en eso, al menos así lo entiendo yo, consiste la virtud [y benevolencia] del retoque).

Ya sea en la tarde de la Noche de Gala, en las mañanas de Viernes Santo o ante cualquier evento social de ésos que invitan a que la indumentaria se torne en más ampulosa u ornamental, es un placer acudir a su estudio para disfrutar de una experiencia mágica.


Hidymec

Y, por si todo lo anterior no fuera suficiente, muchas de sus piezas, en especial aquéllas que trasladan la realidad de la geografía de nuestra localidad, gracias a su privilegiada precisión (en lo que a visión fotográfica se refiere), se han convertido en auténticos iconos, que nos deparan el recuerdo más certero de lo que fue y, en otras ocasiones, la representación más vívida de lo que todavía son.

No alcanzo a concitar, en esta pieza, más que palabras de elogio para usted, maestro, pero no me resisto a pedirle un favor (mínimo, apenas insustancial para su corrección, pero de una extrema importancia para los que somos legos en lo artístico). Regálenos con una postal de su trabajo. Contravenga las normas de la fotografía y procúrenos un autorretrato que ofrezca testimonio del gran fotógrafo que usted es (en pleno acto de servicio. La instantánea tomada por el hombre con la mejor visión posible).



Le deseo el bien, amigo Paco. Y que la vida le otorgue muchos días más.

Mi mayor respecto.



El conducto del coche escoba

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here