Francisco-Martínez

Muy ilustre hijo de Tomelloso:


Bodegas Verum

Ya sabrá usted que los tiempos que corren por estos lares no son, precisamente, los más halagüeños para obtener las justas reivindicaciones que, un hombre como usted, liberal y romántico, anticipó cuando el siglo XX alboreaba.

Algunos recordarán (quizá no los más jóvenes del lugar) que fue usted el primer hombre que consiguió que los vagones de tren, de la línea de la vecina Cinco Casas, se detuvieran en Tomelloso. La primera vez, una simple locomotora (allá por el año 1913), acompañada por una comitiva que encabezaba usted y ciertos familiares, y, después, demostrando su empeño y su voluntad de crecimiento, cuando una locomotora (la primera) hacía acto de presencia en nuestra campiña.


Ciudadanos – Feria 2019

Un grandioso propósito que ya glosó incluso, allá por el año 1979, el magnífico Francisco Umbral cuando, resumiendo las maravillas de nuestra tierra, señalaba: Francisco Martínez Ramírez, «El Obrero”, sabía que había que enganchar el vagón desvencijado de Tomelloso a la ruta de Los Grandes Expresos Europeos. Y lo consiguió”.

Acarreó, gracias a su empeño y su visión de futuro, con numerosas críticas de los hombres del campo, que entendían que las vías y la contaminación de la bala de metal no traerían más que maldades insanables para sus tierras de labranza.


JCCM – Prevencion violacion

Pero, usted, como los grandes pensadores, no cejaba de perseverar para hacer frente común en un empeño que, incluso, hoy se mantiene latente en nuestra ciudad. Esa voluntad le costó su buen patrimonio ya que, tras la Guerra, y con la nacionalización del ferrocarril, se vio obligado a vender, entre otras, su propiedad más querida, la finca de Mirasol (muy pocos recordarán que, a pesar de su evidente desafección para con el régimen imperante, usted desoyó la posibilidad de exiliarse, junto con otros miembros del bando republicano, a México, luchando, a su modo, por el desarrollo de una vida individual y sin los parabienes que su actuación merecía).

Y es que, solo un romántico como usted, un mecenas del arte, que en el año 1903, y como buen adelantado a su época, se encargó de fundar el primer periódico con el que contó el municipio, “El Obrero” (años antes había sido colaborador del prestigioso diario “El imparcial”) y que habituaba a acoger en la ya referida Mirasol a intelectuales como el pintor López Torres, el filósofo Antonio Zozaya, el jurista Melquiades Álvarez, creando un ambiente cultural en el que, incluso, se personó el Señor Azaña, solo usted, decía, podía encabezar movimientos de innovación como el ya citado del tren, el de la primera Cooperativa del municipio o el del Círculo Instructivo del Obrero y advertir, con poderosas razones (ahí está “Moneda Nueva” para quien quiera leerlo), que los efectos de la deuda globalizada nunca son locales y acaban contagiando a todos.


SAT San Jose

Algunos, como yo, apreciamos la insistencia y persistencia de un adelantado a su época y reclamamos que hoy, como ayer, ese impulso se transmita entre la ciudadanía y, juntos, como siempre, luchando contra viento y marea, desoyendo los convencionalismos y los temores, se afronten las grandes empresas, las que marcan las historias de los pueblos y las que obligan a elevar estatuas en reconocimiento de las tareas acometidas.

Por eso, hoy, mi voz quiere traerle a este espacio, deseando que, como en aquella mañana de 1913, más de cien años después, Tomelloso se llene de la expectación y la alegría de escuchar, a lo lejos, el silbido de una locomotora que detiene su caminar en su tierra.


Grupo Telecomunicaciones – Verano

Para hacerle justicia a usted y, con ello, para recompensar el compromiso y el tesón de tantos y tantos tomelloseros.

Mi (rendida) admiración, Señor Martínez.


JCCM – Prevencion violacion

El vagón de ese tren que ansía pasar, y parar, en Tomelloso.

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here