Salones Epilogo

▶️▶️ síguenos en Telegram ◀️◀️

cardo-borriquero-1521135-1279x1705

Cada ser vivo tiene su camuflaje para defenderse de sus agresores o a su vez agredir. Pero en este caso voy a hablar de la mujer, que es el ser humano que me es más afín y que mejor conozco.



Se decía, o se dice, o se piensa, que la mujer alegre, amable, bondadosa generosa etc… “busca algo” y es cierto, busca muchas cosas. Por ejemplo busca que la gente que está a su alrededor se sienta bien y feliz; busca a su vez la amabilidad de los que tiene cerca, busca una empatía con los otros. Pero el “dicho” no va precisamente por esos derroteros.

Esto puede resultar retrógrado pero la experiencia me ha dicho, al oído y muy bajito, que en cierto modo la frase aun se considera vigente y he llegado a la conclusión de que la mujer debe ser un cardo para que no haya equívocos en su conducta, al tiempo que salvará a los otros, y otras, de malos pensamientos. Porque lo cierto es que a un cardo nadie se acerca.


Bodegas Verum

Quizás los cardos son cardos porque están condenados a vivir en tierras pedregosas y abruptas sin recibir un cuidado a su alrededor  y sus púas son su mecanismo de defensa ya que nadie jamás plantó un cardo en su jardín, ni lo  resguardó de las inclemencias del tiempo, quizá por eso es tosco y áspero.

Solo un alma sensible, puede ver que entre su agreste estructura y sus aguzados pinchos, esconde una preciosa flor de color morado, morado quizá por su tristeza, pero ese alma difícilmente llega, por falta de existencias.

▶️▶️ síguenos en Telegram ◀️◀️


EUROCAJA RURAL PIE


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here