reflection-1231816-1279x850

A veces veo que todo está en contra.



Que nos cansamos de nosotras mismas y que no tenemos solución.

Que no, que es imposible de que salga bien.



Que es más sencillo acabar, coger nuestros caminos por separado.

No nacimos la una para la otra.



Lo nuestro no saldrá bien.

Pero, seguidamente, me sonríes y ahí se destruyen los miles de pensamientos negativos.



Me abrazas, y consigo entender que es olvidarse del mundo, porque seguramente si cayeran mil bombas encima de nuestras cabezas, no sentiría miedo, porque lo que quiero, es lo que me está rodeando con los brazos y, si encima me besas, puede chocarse Marte con nosotros, que todo lo que hemos pasado valdrá la pena por ese último suspiro en mi boca, ese olor que se queda permanente en la nariz y hace que piense en ti todo el día.

Merece la pena tenerte al lado, pero más merece la alegría seguir conservándote.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre